Olmué: capital del Derecho Civil

Olmué es un hermoso pueblo de la V región, famoso por ser sede del Festival del Huaso. Pero, si las cosas siguen como hasta ahora, podrá añadir otro motivo de reconocimiento: la de ser capital del Derecho civil. Cuando en el 2005, se relanzaron las Jornadas de Derecho Civil, (que habían tenido ya una edición en 1989), por iniciativa de la Facultad de Derecho de la Universidad Austral, a la que se unieron primero las Universidades de Concepción, Diego Portales y de los Andes, y luego la Universidades de Chile, Católicas de Chile y de Valparaiso y Adolfo Ibáñez, en el campus de Isla Teja (Valdivia) se adoptaron diversas medidas para dar continuidad a esta actividad interuniversitaria. Se convino que cada Universidad integrante del consorcio debía asumir la convocatoria y organización de una jornada cada año, yendo por turnos y alternándose Universidades capitalinas y regionales, y fue decisión unánime que cuando le tocara a una Universidad de Santiago, las jornadas debían hacerse en alguna localidad cercana pero fuera de la capital. El 2006 le correspondió la organización a la Universidad de los Andes y, después de hacer una exploración de varios lugares posibles, elegimos Olmué como sede de las Jornadas. Un lugar de fácil acceso, con un estupendo microclima, y con variedad de alternativas de alojamiento para todos los posibles asistentes: profesores, ayudantes, estudiantes. La elección fue recibida con satisfacción porque volvimos a Olmué el 2008, bajo la organización de la Universidad Diego Portales. Los días 5, 6 y 7 de agosto de 2010, en las jornadas del bicentenario, que organizó magníficamente la Universidad de Chile, hemos vuelto por tercera vez a Olmué, después de que el terremoto de febrero dejara en la incertidumbre la posibilidad de celebrarlas en Santa Cruz, que había sido el lugar en el que había pensado originalmente el comité organizador.

Las Jornadas de Derecho Civil tienen características especiales que han contribuido no sólo a la continuidad sino a un sostenido crecimiento en la calidad científica de las ponencias.  Se intenta dar prioridad a la calidad más que a la cantidad de las ponencias. Para ello, se invita a una veintena de profesores que cuentan con mayor trayectoria en la docencia y la investigación. De nuevo esta invitación no es un privilegio, sino más bien una carga: con ella se trata de asegurar la participación de académicos del más alto prestigio, no sólo con una ponencia que será expuesta en igualdad de condiciones con los ponentes más jóvenes, sino con su asistencia a todos las sesiones de las jornadas. No sólo van a dar su conferencia y se retiran, sino permanecen los tres días de las jornadas para escuchar a los demás y dar opiniones y comentarios.

El resto de los ponentes, más o menos una treintena, son elegidos por arbitraje ciego, entre todos los trabajos que se presentan por cualquier profesor de derecho civil o disciplinas afines que quiera participar.

Finalmente, asiste una gran cantidad de abogados, estudiantes o profesores que se inscriben como participantes. Todos ellos pueden intervenir en el tiempo dedicado al debate después de cada ponencia. Es muy reconfortante comprobar cómo llegan alumnos de derecho de todo el país que ven que los libros que usan “adquieren rostro” y que sus autores no son seres abstractos y míticos, sino personas comunes y corrientes con los que se puede conversar, tomar un café y hasta bromear, en los pasillos y los tiempos libres.

Las jornadas 2010 se destacaron por su estupenda organización pero también por la calidad de las ponencias, que fue uniformemente calificado de muy buena. Junto con temas usuales de Derecho civil, como personas, sucesiones, contratos y responsabilidad, se advirtió también una tendencia a llevar los razonamientos, conceptos y reglas del Derecho Civil a ámbitos más alejados: así se trataron temas deslindantes con el derecho público (como la propiedad de las tierras, las limitaciones legales al dominio, la indemnización por expropiación); con el derecho procesal y comercial (como el contrato de arbitraje), con el derecho del consumo (responsabilidad derivada de incumplimientos e infracciones a la ley del consumidor) e incluso con el derecho tributario (utilidad de la figura del pago con subrogación para destinar recursos para que una sociedad pague algunas de sus deudas). No faltaron tampoco los temas siempre polémicos del Derecho de Familia, en este caso con un panel con ponencias sobre la conveniencia y la forma de regular las uniones de hecho.

Además de las conferencias de inicio y de clausura que este año estuvieron a cargo de la profesora argentina Aída Kemelmajer y del eminente profesor francés François Chabas, otro de los momentos característicos de estas jornadas es la presentación del libro que contiene las ponencias de las jornadas del año anterior. Desde el comienzo se tomó el compromiso de que la Universidad organizadora debía asumir la labor de pedir luego el texto de las ponencias, en el que se incorporan los comentarios y mejoras surgidas de la discusión, y editarlos en un libro que forme parte de una colección cuyo título es Estudios de Derecho Civil. La editorial LexisNexis, actualmente Abeledo Perrot/Legal Publishing, confió en la propuesta y ha asumido la labor de imprimir y distribuir esta obra. La labor de edición de las Jornadas 2009 correspondía a la Universidad de Concepción, y muchos pensaron que esta vez no se podría disponer del libro por todos los problemas sufridos por esa casa de estudios con motivo del terremoto de febrero. Pero los profesores penquistas nos dieron ejemplo de fortaleza y tesón y cumplieron con entregar el tomo V de los Estudios de Derecho Civil en la primera sesión de las jornadas.

Lo más original y fructífero es el diálogo y la reflexión colectiva que involucra a académicos de distintas generaciones. Está la de maestros de mayor trayectoria, está también la generación que podríamos llamar intermedia, y sobre todo está una promisoria generación de jóvenes académicos, muchos de ellos recién doctorados o en proceso de hacerlo. En esta confluencia se aprecia un positivo intercambio entre la generosidad y la sapiencia de los mayores y el empuje y entusiasmo de los jóvenes. La característica común es que todos están dispuestos a enseñar y a aprender. Ello se observa en la permanencia general de los profesores a todas las sesiones de las jornadas para escuchar las ponencias de sus colegas.

Si se me permite una digresión más personal, al observar sobre todo a los profesores mayores cómo se empeñaban en asistir a las demás ponencias, escuchar atentamente y en su caso aportar con comentarios, recordé un texto de las enseñanzas de San Josemaría Escrivá, que siempre me ha impresionado: “Profesor: que te ilusione hacer comprender a los alumnos, en poco tiempo, lo que a ti te ha costado horas de estudio llegar a ver claro” (Surco 229).

Al final de las jornadas, como también es tradición, el decano de la Universidad que toma la posta, esta vez la U. Adolfo Ibáñez, invitó a las IX Jornadas 2011, que se realizarán la primera semana de agosto del próximo año, el 2011. Quién sabe si el 2012, cuando le toque nuevamente a una Universidad de Santiago, volveremos a Olmué y el tranquilo poblado rural se convertirá nuevamente en la capital del Derecho Civil chileno.

Anuncios
Explore posts in the same categories: Derecho Civil

Etiquetas: , , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

4 comentarios en “Olmué: capital del Derecho Civil”

  1. Jaime Alcalde Silva Says:

    Junto con felicitar al autor por su entrada, quisiera hacer una pequeña precisión histórica. Las Jornadas organizadas por la Universidad Austral y realizadas en Valdivia en abril de 2005 fueron, en verdad, la tercera edición de este encuentro académico. Además de las Jornadas príncipes de 1989, cuyas actas fueron recogidas en dos volúmenes publicados por la Editorial Jurídica de Chile en 1991 (intitulados, respectivamente, “Familia y personas” y “Contratos”), hubo una segunda versión en 1997, cuya organización estuvo a cargo de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso. Las actas de estas últimas Jornadas fueron incluidas en el tomo XIX de la Revista de Derecho que edita esa universidad.

    • hcorralt Says:

      Tiene razón Jaime. La diferencia es que tanto en las Jornadas de Jahuel de 1989, como en el Congreso de Derecho Privado de 1997, fueron convocados por la Universidad de Chile y la P. Universidad Católica de Valparaíso, y sin que se proveyera a la continuidad mediante el consorsio y los acuerdos logrados el 2005. En todo caso, uno de esos acuerdos fue destacar los dos esfuerzos anteriores, poniendo el número III a las Jornadas de Valdivia y siguiendo esa numeración en las posteriores. Hernán Corral

  2. Ann Brüning Says:

    Les felicito por elegir a Olmué como “Capital del derecho Civil” y como olmueína muy contenta por su comentario. Pero,creo que sería maravilloso, que cuando nos visiten la comunidad lo sepa, y más, les propongo que establezcan algún grado de comunicación con los habitantes através de medios de comunicación como la radio Latina, por ejemplo, o regalándonos con una conferencia o clase magistral, que toque alguno de los importantes temas que ustedes abordan y que puedan ser de utilidad a las personas. Estoy segura que una acción como esta daría más brillo a su organización y potenciaría la importancia turística y cultural de mi comuna.

    • hcorralt Says:

      Tiene toda la razón Ann. Es algo que nos ha faltado: comunicarnos más con la comunidad de Olmué. Lo tendré muy presente y lo haré ver a los nuevos organizadores para las ediciones venideras de nuestras jornadas. Muchas gracias por su sugerencia.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: