Abogada nuestra

Con miras hacia el 8 de diciembre, fiesta de la Inmaculada Concepción, se reza en Chile el Mes de María, una devoción que convoca a miles de fieles católicos practicantes o no practicantes. Tampoco es extraño encontrar evangélicos que se encomiendan a la “Virgencita” y no puede decirse que pequen de incoherencia ya que la joven de Nazaret es la primera y gran creyente en la redención cristiana. Así lo entendió Lutero que escribió un comentario del Magníficat, en el que pide que Cristo le conceda gracias “por la intercesión y la voluntad de su querida madre María”.

Una de las más antiguas oraciones marianas, la Salve, la invoca como “abogada nuestra” y no deja de ser llamativo que el ejercicio de la profesión forense se use para ilustrar lo que los fieles le piden a la Madre de Dios. La confianza en que esta mujer, en la que Dios ha hecho maravillas y a la que su Hijo nada le niega, puede también servir para entender la relación abogado-cliente.

Se percibe la gravedad de las interceptaciones telefónicas entre personas investigadas en el caso del Registro Civil y sus abogados. Tras la intervención del juez de garantía y del amparo profesional del Colegio de Abogados, se ordenó la eliminación de los registros de las conversaciones y de sus transcripciones. El Fiscal Nacional ha anunciado la elaboración de un instructivo para evitar excesos en esta materia. Pero, como bien señala  el Mercurio en Editorial de 19 de noviembre (Texto en elmercurio.com), el anuncio no repara el daño causado a la confianza de los actores en el sistema de administración de justicia.

El mismo Editorial expresa la dificultad que existe para trasmitir a la opinión pública la gravedad de estos hechos. En este sentido, tal vez pueda servir la analogía entre la relación de los creyentes con esta abogada celestial en la que confían: María, y la que se gesta entre una persona que está siendo sometida a investigación y el profesional al que le ha confiando su defensa. Junto con destacar la naturaleza íntima y fiducial de la relación, se evita la idea de que este es un problema de “otros”, los que son sometidos a proceso, lo que ya los hace sospechosos de culpabilidad, y por tanto que aquí el fin justifica los medios: si son “delincuentes” entonces ninguna medida para lograr su condena puede estar vedada. Pero no: así como todos los creyentes se sienten necesitados de la ayuda defensiva de la Virgen, y nadie puede presumir de más inocencia que otro; también todos somos potenciales investigados o procesados. ¿Quién puede decir que nunca tendrá que recurrir a la ayuda de un abogado? Basta un descuido al volante, y un desgraciado atropello de un peatón, para que cualquiera de nosotros esté en la clase de los “presuntos delincuentes”; ¿nos seguirá entonces pareciendo legítimo que lo que hablemos con nuestro abogado sea intervenido por la policía y los fiscales? ¿En quién más podemos confiar que en nuestro defensor? Como el creyente expresaría su más enérgica repulsa si la policía espiara las oraciones y peticiones que cualquiera de ellos le dirigiera a la “abogada nuestra” que es la Virgen María, una parecida sensación de profanación debería estremecer a cualquier ciudadano cuando se entera de escuchas policiales a las conversaciones entre una persona investigada y su abogado, que es defensor suyo pero también potencialmente “nuestro”. Es una relación que debiera ser percibida así de inviolable o, con todo respeto a la Madre de Dios, así de sagrada.

Anuncios
Explore posts in the same categories: Abogados, Derecho de la persona, Derecho Público

Etiquetas: , , , , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: