Niños innombrables

La Unicef ha patrocinado varias campañas para evitar la realidad de los “niños sin nombre”, que se da en varios países en los que muchos infantes no son inscritos en el Registro Civil y permanecen sin identidad y, por ello, sin protección ni reconocimiento jurídico. Hasta donde sabemos esta lacra no se presenta en Chile. Pero sí existe una situación por la que ciertos niños son marginados del Registro y quedan sin nombre, y ello, no por irresponsabilidad de los padres, sino por imperativo legal: se trata de aquellas criaturas que desgraciadamente mueren antes de nacer o en el momento del parto.

Estos niños mortinatos deben ser inhumados pero, de acuerdo a una anacrónica normativa, no pueden acceder al registro. El Oficial Civil, con el certificado médico de defunción, otorga el pase de sepultación y deja constancia en un expediente de que se trata de un criatura no nacida a la que se identifica con la sigla “N.N.”.

No es difícil comprender el nuevo dolor que se infiere a los padres que ya han pasado por el traumático proceso de un embarazo frustrado. Como se ha mostrado en días pasados, ya es terrible la experiencia de las madres que deben dar a luz a niños que sólo podrán sobrevivir días u horas después de nacer; así y todo, estas madres tendrán el consuelo de poder otorgar un nombre a su hijo, que quedará inscrito en el Registro Civil y en su libreta de familia. En cambio, si el niño fallece pocas horas antes o durante el mismo trabajo de parto, al pesar por la pérdida de un hijo, se agregará la insensibilidad burocrática que impedirá a los padres el llamarlo por el nombre que seguramente ya le habían elegido y con el que quisieran recordarlo.

Puedo dar fe de que se trata de una denegación insensata. Hace algunos años me tocó hacer los trámites en el Registro Civil para un niño mortinato, hijo de un familiar muy cercano. A pesar de que conocía los textos legales y el tratamiento que da la legislación civil a las criaturas muertas antes de nacer, sentí una bofetada en el alma cuando el funcionario me entregó el documento que autorizaba la sepultación de nuestro “N.N.”. No quise mostrárselo a sus padres, que ya tenían bastante con tratar de sobrellevar y sobreponerse a su profunda pena.

Por eso, lejos de considerarse una extravagancia o una jugada de estrategia política, el proyecto de ley que hace unos días fue presentado por varios diputados – entre ellas la Presidente de la Cámara, Alejandra Sepúlveda–, y que tiene por objeto modificar la Ley de Registro Civil para permitir inscribir al no nacido con sus nombres y apellidos (Proyecto de Ley), debe ser valorado como una indispensable humanización de nuestro sistema legal. Es una buena noticia para centenares de padres que, a pesar del avance de la medicina prenatal, se ven enfrentados periódicamente a una situación tan triste.

Suponemos que habrá una amplia mayoría, si no unanimidad, para aprobar rápidamente esta iniciativa. Para ello es necesario evitar que se contamine con la polémica sobre la despenalización del aborto. Téngase en cuenta que aquí no estamos frente a niños que, por una u otra razón, no son deseados; sino todo lo contrario. Son niños inmensamente anhelados a los que el Estado, sin ninguna motivo razonable, les niega el derecho al nombre. A la congoja de tener un hijo muerto, la ley –si no es modificada– seguirá infligiendo a los padres y familiares la innecesaria pesadumbre de tener un niño innombrado; más aún, innombrable.

Anuncios
Explore posts in the same categories: Derecho Civil, Derecho de Familia, Derecho de la persona

Etiquetas: , , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

4 comentarios en “Niños innombrables”

  1. marcia diaz campos Says:

    ¿que paso con este proyecto de ley? ¿ se aprobo?

  2. Alfredo figueroa alfaro Says:

    Sr.
    Acabo de perder s mi hijo JULIAN figueroa
    Nació muerto fue algo desgarrador mas cuando lo fui a inscribir al registro civil para darle sepultura no pude quedando NN apoyo esta ley espero q se apruebe mi hijo y mi familia veremos darle su nombre JULIAN benjamín figueroa Reindus 23-09-2014

    • hcorralt Says:

      Lamento mucho lo de su hijo. Entiendo perfectamente su dolor. Lamentablemente, no se ha podido concretar esta iniciativa legal que significaría un alivio para los padres en estas situaciones tan dramáticas y un reconocimiento a la humanidad del niño que ha fallecido.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: