Juana, el Manguera y el ex-Ministro: ¿derecho a la vida privada?

Después de la conmoción provocada en el mundo de la farándula argentino-chilena, con la publicación de las imágenes (fotos y video) de Juana Viale, pareja del actor Gonzalo Valenzuela (el “Manguera”), besándose con el ex-ministro de economía Martín Lousteau en el interior de un automóvil estacionado en una de las calles de Buenos Aires, la actriz  decidió interponer acciones judiciales contra los medios en resguardo de su intimidad.

Se trata del viejo conflicto entre protección de la vida privada, por una parte, y libertad de prensa y derecho a la información, por la otra. Hemos de recordar que la carta de fundación del derecho a la vida privada nació de un artículo publicado en la Harvard Law Review (1890), por Warren y Brandeis. Sabemos que la idea le surgió a Warren cuando vio publicadas en la prensa de farándula del momento las fotos de la boda de su hija.

La doctrina y la jurisprudencia han establecido que estos casos de colisión de derechos fundamentales no se pueden resolver por reglas abstractas y absolutas. Resulta necesario efectuar una ponderación o balance de diversos criterios que, según las circunstancias del caso, pueden hacer inclinar la balanza en pro de uno u otro derecho.

En el caso de Juana Viale visualizamos al menos tres factores que deberán tomarse en cuenta: el lugar donde se encontraban los afectados, la fama o celebridad de ambos y el interés público en la difusión de las imágenes.

En relación con el lugar podría decirse que el automóvil es un sitio privado, desde el que no se espera que haya intromisión de terceros no autorizados. No obstante, es cierto también que, salvo en automóviles con vidrios ahumados o polarizados, es un hábitat desde el que no puede aspirarse a una completa intimidad. Es como una casa en el que las ventanas no tienen cortinas. La expectativa de privacidad es baja. Máxime si el auto está estacionado en una calle de la ciudad y queda expuesto a las miradas de todos los que pasen por la vía.

La fama de los involucrados es invocada por los medios como una justificación para publicar hechos de su vida privada, sobre todo si se trata de personas que con anterioridad han consentido en publicitar su vida amorosa. Con todo, el derecho a la vida privada es un derecho inherente a toda persona, sea famosa o no, y no puede ser renunciado.

El interés público puede entenderse en forma amplia o estricta. Quienes defienden a los medios suelen entenderlo como todo aquello que interese al público, aunque sólo sea por morbo, curiosidad o diversión. Una interpretación más estricta indica que no debe confundirse “interés publico” con “interés del público”, por lo que se exigiría aportar razones por las cuales la difusión de la vida privada es un elemento relevante para la discusión y el debate necesarios para el funcionamiento de la democracia.

En el caso de Juana Viale el automóvil no es un lugar que proporcione expectativas razonables de intimidad por lo que las imágenes captadas del exterior no resultan intrusivas. Es efectivo igualmente que cualquiera sea su celebridad conserva un derecho a la intimidad irrrenunciable, así como que su romance con el ex-Ministro, estando embarazada supuestamente de su pareja anterior, el ex-Manguera, no son asuntos que puedan calificarse como necesarios para el debate público en una democracia. Con todo, la actitud previa de la artista en cuanto a ventilar su vida personal puede servir a la prensa para defenderse, no porque ello constituya una renuncia a su intimidad, sino porque nadie puede ir contra sus propios actos. Además, si bien no existe un interés público en estricto sentido, el entero affaire: un triángulo amoroso que involucra a actores de teleseries y a un político, trasciende el campo de la mera chismografía para reflejar un cuadro social de cómo se viven las relaciones amorosas y familiares en el mundo de las candilejas. Y claramente las costumbres, buenas y malas, son un asunto que concierne al interés público.

Veremos qué dicen los jueces argentinos; si coinciden con estos criterios se ve difícil que la demanda de Juana Viale pueda prosperar.

Anuncios
Explore posts in the same categories: Derecho Civil, Derecho de la persona, Responsabilidad Civil

Etiquetas: , , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: