Hacia una sociedad conyugal 2.0

Entre las iniciativas que destacó el Presidente Piñera en la cuenta del 21 de mayo estuvo la presentación de un proyecto de ley que pretende simplificar, modernizar, y hacer más igualitario el régimen de la sociedad conyugal.

Durante los gobiernos de la Concertación se presentaron varios proyectos en esta dirección pero ninguno llegó a puerto, a mi juicio porque todos ellos pretendían suprimir la sociedad conyugal y sustituirla por otro estatuto legal que se inspiraba más bien en la separación de bienes durante el matrimonio.  Se desdeñaban así las reglas de un régimen que ha funcionado en términos generales bastante bien, que se adapta a la ideosincracia del chileno medio y refleja el ideal de comunidad de vida que implica la unión matrimonial.

Mejor perspectiva tiene el nuevo proyecto que propone conservar la sociedad conyugal y aprovechar sus aspectos positivos, sin perjuicio de reformar y actualizar todo aquello que debe ser adaptado a las transformaciones de la familia y la sociedad del siglo XXI.

Uno de los propósitos de la iniciativa es simplificar su funcionamiento, y en este sentido debe destacarse la desaparición del llamado “haber aparente” (bienes que entraban a la sociedad pero que esta después debía restituir al cónyuge aportante) y la articulación de una administración provisoria para cuando el cónyuge no administrador, por ejemplo, la mujer, necesite efectuar algún acto y el marido no es ubicable.

La modernización del régimen se traduce en un mayor equilibrio entre los derechos y deberes de los cónyuges y en un trato igualitario de la mujer. Se elimina la norma que designa al marido como “jefe de la sociedad conyugal” y se restituye a la mujer la administración de sus bienes propios. Así, tanto el marido como la mujer administrarán independientemente sus bienes personales.

En cuanto a la gestión de los bienes sociales el proyecto ha optado por una fórmula que concilia la igualdad, la eficacia de la gestión y también la libertad de los matrimonios para optar de acuerdo a sus estilos de vida, actividades y recursos. Tanto al momento de contraer matrimonio como en un acto posterior, los cónyuges de común acuerdo pueden decidir si la administración de la sociedad va a corresponder al marido, a la mujer o a ambos conjuntamente. Como contrapeso, en el caso en que la designación recaiga en uno de ellos (por ejemplo, el marido), el cónyuge no administrador (por ejemplo, la mujer) tendrá derecho a un patrimonio reservado compuesto por los bienes que gane con su propio trabajo independiente. No se pierde así una de las instituciones que más ha facilitado la incorporación de la mujer al mercado laboral.

Hay aspectos que deberán ser perfeccionados, como por ejemplo evitar que la elección de cónyuge administrador se preste a que un marido inescrupuloso presione a la mujer a asumir la administración de la sociedad, para ser él el que goce del beneficio del patrimonio reservado. Habrá igualmente que reforzar las medidas de publicidad para que los cambios de administrador no se presten para burlar derechos de terceros. Pero se trata de detalles menores que pueden ser solucionados durante la tramitación en el Congreso y que no obstan para que en su conjunto este proyecto de ley deba ser valorado positivamente. Esperamos que esta vez los parlamentarios lleguen a los acuerdos necesarios para que lo más pronto posible el Derecho de Familia chileno pueda gozar los beneficios de una “sociedad conyugal 2.0”.

Anuncios
Explore posts in the same categories: Derecho Civil, Derecho de Familia

Etiquetas: , , , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

5 comentarios en “Hacia una sociedad conyugal 2.0”

  1. Alfredo Calvo Says:

    Estimado don Hernán:

    En primer lugar, quiero felicitarlo por su blog. Es una ventana abierta al conocimiento jurídico y cotidiano para todos aquellos que nos desempeñamos en esta hermosa profesión. Por otra parte, esperemos que se llevan a efecto las reformas que se han planteado, para hacer más equitativo el régimen patrimonial de la sociedad conyugal. Y lo más importante, que no degenere en cuanto a su esencia.

    Un cordial saludo,

    ACC

  2. Vanessa Saavedra Says:

    Estimado profesor:

    Junto con saludarle y habiendo leído su publicación me salta una duda, que como buen profesor de derecho es, puede que me la aclare:

    1) ¿Cuál es el objetivo de esta reforma? Porque, hecho el análisis de la actual sociedad conyugal y del proyecto de reforma, y tomando en consideración nuestra idiosincrasia, el único fundamento que se esgrime sobre la materia es “el trato igualitario respecto a los socios de la SC”, específicamente en el tema de “la administración separada de los haberes propios por el respectivo cónyuge dueño”, pasando en este caso la mujer en ser no solo dueña de su haber sino que también administradora, como también en la posibilidad de poder decidir quién es el que va a administrarla. Yo creo que con estas modificaciones, mirándolo solamente desde el punto de vista del beneficio que reporta a las mujeres, ((teniendo en cuenta que la SC se traduce en que “lo tuyo es mío, lo nuestro es mío y lo mío también)) nos estarían “perjudicando” jejeje 🙂 teniendo los hombres la posibilidad de no quedarse con las manos vacías, por así decirlo, al momento de disolver la SC. Cosa que a diario se ve en los tribunales de familia.

    2) También habla sobre la eliminación del haber relativo (término que me enseñó mi profesor René Moreno Monroy) en circunstancias que si bien es cierto es inoperante desde cierto punto de vista porque incrementa al patri. de la SC de manera aparente, pero que con post. la SC le debe a los cónyuges su valor por asi decirlo en el tema de las recompensas. Entonces, no entiendo cuál es el afán de eliminar este patri., por el contrario, lo veo bastante útil, toda vez que mientras la SC más bienes tenga, por ejemplo, podrá acceder a más créditos.

    3) Tampoco entiendo el por qué se pretende crear esta “administración provisoria para cuando el marido esté inubicable”, si está reglamentado el tema de la administración extraordinaria de la SC, que como bien sabe procede en caso de impedimento o de ausencia del marido.

    Como ud. bien dice, esperemos que tenga un buen análisis en el congreso la reforma para no caer en situaciones inescrupulosas que usted bien describe y por sobre todo espero que se demore muchísimo para que no me altere la materia del examen de grado que lo daré en noviembre.

    Le saluda cordialmente,

    Vanessa.

    • hcorralt Says:

      Estimada Vanessa: no es menor el objetivo de dar un trato más igualitario a los cónyuges. La idea de que se pueda elegir el administrador es justamente para que la mujer no pierda el beneficio del patrimonio reservado. Para evitar que el marido se avive, el proyecto señala que en caso de que el cónyuge no administrador no sea el que se haya dedicado al hogar o a los hijos (o sea, en la práctica, el marido) no podrá renunciar a los gananciales. La eliminación del haber relativo o aparente es opinable, pero la verdad es que en las liquidaciones de sociedades conyugales normalmente se declaraba que no había recompensas. La idea de una administración provisional dice relación con los casos que se han publicitado en reportajes (por uno de los cuales fuimos denunciados ante la Comisión Interamericana de DD.HH.) en que la mujer no puede actuar sobre bienes sociales o propios por imposibilidad de ubicar y notificar a un marido ausente.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: