Lo que no alcancé a decir en “Fruto Prohibido”

Quedó claro que mis dotes retóricas son deficientes al menos para los tiempos que exige la televisión. En todo caso mi derrota en el debate con el Presidente de la Feuc, Giorgio Jackson, en el último capítulo del Ring de las Ideas de Fruto Prohibido (Video del debate en tvn.cl), aparte de constituir una buena lección de humildad (un bien escaso en las aulas universitarias), me dejó con la preocupación de que la consigna del no al lucro en la educación haya permeado tan fuerte en el ciudadano medio, mientras todos los expertos coinciden en que esa prohibición no tiene sentido en cuanto política pública de un país en vías de desarrollo.

Intento exponer aquí, lo que no pude transmitir en los tiempos que tuve en el espacio televisivo; o sea las razones, no por las cuales estoy “a favor del lucro”, como apareció en el debate (de hecho hago clases en la Universidad de los Andes desde hace 20 años, y me consta que reinvierte todos los excedentes en beneficio de la institución y no tiene sociedades inmobiliarias asociadas), sino a favor de la no exclusión de las instituciones con fines de lucro (que den una legítima ganancia o lucro a sus organizadores) como agentes de un sistema educativo con oferta plural y diversa.

Me parece que es necesario asentar cuatro precisiones previas:

1º) Lucro significa ganancia o provecho que se saca de algo; en principio es legítimo, necesario y justo: el salario ético o el sueldo mínimo son formas de lucro. Puede consistir en la retribución de un trabajo o servicio o la ganancia por ahorros o inversiones. Por cierto que puede haber formas ilegítimas de lucro (caso La Polar y tantos otros), pero eso no significa que siempre el lucro, la ganancia, sea sucia o reprochable.

2º) Las instituciones (personas jurídicas) pueden calificarse en “con fines de lucro” y “sin fines de lucro”, pero esto no se refiere a las entidades mismas sino a las personas individuales que son sus miembros. De esta forma, una institución es sin fines de lucro, no porque no cobre por sus servicios o no obtenga gananciales y utilidades, sino porque sus excedentes se reinvierten en los fines de la institución y no se reparten entre sus miembros o directivos. La institución es con fines de lucro cuando tiene la obligación de distribuir los excedentes entre los miembros o socios. En el fondo, la institución persigue fines de lucro si sus organizadores reciben en su patrimonio personal parte de la utilidad que realiza la institución, descontados gastos, como retribución a su esfuerzo o inversión.

3º) En todo el ámbito educativo la ley admite que presten servicios (como colegios, institutos profesionales o centros de formación técnica) instituciones con fines de lucro e instituciones sin fines de lucro. Sólo para organizar universidades la LOCE exige que se organicen como fundación sin fines de lucro. Esto proviene del D.F.L. Nº 1, de 1980, sobre Universidades, dictado por el gobierno militar, y se ignora cuál fue la justificación.

4º) Ante la exigencia de que las Universidades no tengan fines de lucro, las que nacen desde la década de los ochenta debieron adoptar la forma de fundaciones sin fines de lucro. Pero como algunas de ellas no tenían posibilidad de contar con mecenas o donantes que aportaran los recursos necesarios de infraestructura y equipamiento, sus promotores crearon sociedades con fines de lucro relacionadas que adquirieron terrenos, construyeron edificios y los arrendaron a la persona jurídica que es la Universidad. Por ello se dice a veces que se ceden derechos o se venden participaciones en una Universidad privada: no se vende la Universidad, sino los derechos de las sociedades relacionadas. Formalmente, aquí no hay ilegalidades ni evasión de impuestos. Podría decirse que existe un fraude a la ley, pero este no subsiste porque el Estado, a través de todas las autoridades educacionales de gobiernos de distinto signo ideológico (gobierno militar, concertación y alianza), no sólo ha conocido sino que ha aprobado y aplaudido el concurso de Universidades organizadas con sociedades relacionadas.  Y lo ha hecho porque era necesario y conveniente que existieran estas instituciones para cubrir la demanda por educación universitaria, que sin ellas hubiera quedado insatisfecha.

Con estos cuatro puntos de base se puede sostener con múltiples razones que excluir por ley a las instituciones educacionales con fines de lucro es contrario a principios y derechos democráticos y constitucionales e inconveniente para los intereses de los estudiantes y del país:

1. Principio de libertad de emprendimiento: la prohibición de lucro atenta contra el principio de libertad y de libre empresa. ¿Por qué la ley le impedirá a las personas ganarse la vida mediante la prestación institucional de servicios educacionales? Si lo hace, cercena la libertad de iniciativa para desarrollar actividades de servicio y  no sólo a grandes empresarios o financistas, sino a profesores, a empresas familiares, a jóvenes con iniciativa.

2. No discriminación: excluir las instituciones educativas con fines de lucro  vulnera el principio de no discriminación. En este país se pueden obtener ganancias legítimas en todo tipo de actividades, incluyendo servicios básicos, como el agua, el pan, la salud, los medios de comunicación, el transporte, etc. ¿Por qué se discrimina a los que quieren emprender para prestar servicios educacionales?

En este sentido, bien puede sostenerse que la prohibición del lucro para las Universidades es contraria a la Constitución, por vulneración del derecho a la libre iniciativa en materia económica y de la igualdad ante la ley.

3. Incremento de la competitividad: la existencia de instituciones educacionales con fines de lucro incrementa la competividad del sistema: hay mayor oferta de carreras, más diversificadas, aranceles más bajos y menos barreras de entrada por desempeño en la PSU.

4. Es mejor la transparencia que la represión: Prohibir algo que en sí es legítimo trae como consecuencia, como lo hemos visto en el caso de algunas universidades privadas, operaciones indirectas y subterfugios, donde las irregularidades, si las hay, no pueden detectarse. Lo sensato no es prohibir, sino transparentar el lucro, para así regularlo y reprimir los abusos.

5. La calidad no depende de la forma de organización: Así como la calidad de un profesional no depende de si trabaja en forma remunerada o gratuita, tampoco la calidad de los servicios depende de si una institución se organiza con o sin fines de lucro. Las universidades con fines de lucro, como cualquier empresa de servicios, deben esmerarse para ofrecer servicios de la mejor calidad, y ello contribuye a que las estatales y sin fines de lucro tengan también incentivos para mejorar. Un buen sistema de licenciamiento y de acreditación debe asegurar una calidad mínima. De ahí para arriba es lógico que haya diferencias. Lo relevante es que haya información para los alumnos y los apoderados, al menos sobre dos puntos esenciales: empleabilidad de egresados y niveles de renta. Con esa información, que la ley permita a los alumnos escoger la universidad que prefieran.

6.  Innovación y creatividad: en el sector educacional hace falta una mayor innovación, y esta no surge normalmente del Estado o de grandes mecenas que financian a las instituciones sin fines de lucro. Surgen de gente joven que no tiene capital y que necesita endeudarse y asumir el riesgo. Para ello es indispensable que su emprendimiento les reporte el provecho necesario para pagar los créditos y financiar su mantenimiento y el de su familia. En educación todo lo que pueda sumar ayuda, de modo que excluir a priori y por prejuicios ideológicos a las entidades que permitan ganarse la vida a sus organizadores es una merma para la innovación y la creatividad.

7. Control del lucro: si se prohíbe absolutamente el lucro, será necesario fiscalizar que no se obtenga por mecanismos indirectos.  Pero esto necesitará una fuerte inversión de recursos en fiscalizadores (que no trabajan sin fines de lucro). ¿Por qué no dedicar esos esfuerzos y recursos en mayores becas para los estudiantes?

8. Más transparencia, menos hipocresía: Como ha dicho el Padre Fernando Montes, el no al lucro en la educación es una de las típicas hipocresías chilenas. También Universidades que se declaran sin fines de lucro pueden distribuir ganancias entre sus controladores, vía sueldos o bonos de productividad. Hasta las más grandes Universidades, privadas y estatales, tienen fundaciones o sociedades vinculadas que prestan servicios lucrativos. ¿No fue el DICTUC, de la PUC, el que calculó en 17 mil trescientos millones lo que el MOP debía pagar a Kodama? ¿Alguien piensa que hizo eso sin cobrar y por mero afán académico? Y lo mismo se puede decir del IDIEM, de la U. de Chile, que informó que la cifra era muy inferior.

Basta de mitos y tabúes. Admitamos que las instituciones de educación, de todo nivel, se organicen como instituciones con o sin fines de lucro. Pero todas deben hacer transparentes sus ingresos, dónde reinvierten sus utilidades, y cuánto distribuyen sea a sus socios o a sus altos directivos.

Insisto: no estoy a favor del lucro en la educación, estoy a favor de un sistema educativo diverso y que acoja todo tipo de organizaciones que funcionen con calidad y transparencia.

Claro: difícil transmitir todo esto en los rounds de 60 y 30 segundos de Fruto Prohibido: ¡qué iluso! Si lo pienso mejor, diría que mi temeridad fue tratada benignamente: sufrí el repudio del público, pero al menos no me mordió la  “mujer vampiro”…

Anuncios
Explore posts in the same categories: Derecho de la persona, Derecho Público

Etiquetas: , , , , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

10 comentarios en “Lo que no alcancé a decir en “Fruto Prohibido””

  1. M. Teresa Divin Says:

    Adhiero los argumentos 100%.
    Lamentablemente el formato no estaba pensado para exponer ideas de verdad, con base, con estudio detrás. Además, seamos claros, la misma presentación del Sr. Franzani marcó la tendencia por la cual el programa apostaba… lamentable! El árbitro del ring tenía su favorito (le faltaba aplaudir a su contendor cada vez que terminaba de hablar). Me quedan dudas sobre el tipo de público que votaba en el programa… si los reclutaron de entre los que han estado protestando, no había salida posible.


  2. Yo igual me pregunto quiénes eran los que votaban en el programa… pero en realidad, al margen de esa consideración, como usted aclara en esta oportunidad, soy de la opinión de que la derrota en el debate radica en que de partida el eslogan de la postura como “a favor al lucro” a secas (forma) era susceptible de cierta animadversión –repudio- de los votantes del programa de televisión, pero no a vuestra persona ni de la defensa (fondo) que usted hizo en el desarrollo del debate. En consecuencia, la derrota miró a la forma y no el fondo del asunto debatido, fue un repudio al eslogan “a favor de lucro” que se empleó en el programa de TVN.


  3. Yo igual me pregunto quiénes eran los que votaban en el programa… pero en realidad, al margen de esa consideración, como usted aclara en esta oportunidad, soy de la opinión de que la derrota en el debate radica en que de partida el eslogan de la postura como “a favor al lucro” a secas (forma) era susceptible de cierta animadversión –repudio- de los votantes del programa de televisión, pero no a vuestra persona ni de la defensa (fondo) que usted hizo en el desarrollo del debate. En consecuencia, la derrota miró a la forma y no el fondo del asunto debatido, fue un repudio al eslogan “a favor de lucro” que se empleó en el programa de TVN.

  4. lautaro Says:

    profesor no puedo creer que un academico defienda un sistema que nos fue impuesto por la dictadura y pretender hablar de educacion como si fuera un producto mas cmo quien compra zapatos. mi felicidad esta en que la critica del find e lucro entendiendose esta como fin del criterio del librmercado en la educacion esta ya en la instalada en la opinion publica.

    • hcorralt Says:

      Perdón pero justamente critico lo que fue impuesto por la dictadura, es decir, que las Universidades obligatoriamente deben constituirse como entidades sin fines de lucro, como si recibir una retribución por emprender e invertir en un servicio educativo fuera pecado. Es una paradoja que los que son más críticos del gobierno militar no sólo quieran que se confirme esa prohibición sino que se extienda a los IP, CFT y colegios. Ni la dictadura se atrevió a tanto…

  5. lautaro Says:

    y por favor admita que sus fundamentos en defensa de este nefasto sistema no fueron suficiente porque no se puede defender lo indefendible

  6. lautaro Says:

    la educacion publica de clidad y laica es posible el capital esta en el cobre y en la carga tributaria que se debe aumentar ala banca , solo falta la voluntad politica

  7. lautaro Says:

    y ahora el presidente avala el lucro ,es decir consideran la educacion como una mercancia, como si hablaramos de comprar chocolates y omiten la funcion de movilidad social que tiene la educacion ,no lo ven ademas como un derecho de los chilenos y una necesidad del estado para alcanzar el desarrollo
    disculpe pero el defender el lucro y el libremercado es una postura
    muy ligada al pensamiento sectario y taliban del opus dei me da la idea que pretenden solamente generar mas mano de obra barata para sus empresas obtaculizando a la clase media y pobre su acceso a la ed superior . Es mi humilde opinion

  8. PN Says:

    Sólo una pregunta profesor Corral ¿cómo conciliamos lucro con integración social (no segregación), que a mi entender parece ser el único argumento de peso en toda esta discusión?
    Alejandro

    • hcorralt Says:

      Me parece que el problema de la no segregación por recursos económicos no tiene que ver con la estructura de las instituciones que prestan servicios educativos, sino con becas o créditos blandos que permitan a cualquier estudiante con talento el elegir dónde quiere estudiar. Y cuidado porque actualmente las Univ. con sociedades inmobiliarias son más inclusivas de sectores más pobres que incluso las estatales (ej. Andrés Bello, Sto. Tomás, Iberoamericana).


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: