Adulterio y responsabilidad civil

No habíamos tenido oportunidad de conocer la sentencia dictada por la Corte de Apelaciones de Santiago de fecha 10 de noviembre de 2009 en la cual se aborda el problema de la responsabilidad civil por incumplimiento de deberes matrimoniales. En el caso, se demandó indemnización por daño moral derivado de la infidelidad de uno de los cónyuges en contra del otro, concretamente por haber incurrido en adulterio (Ver texto sentencia).

La Corte deniega la demanda básicamente por tres argumentos: 1º) los deberes matrimoniales son extrapatrimoniales y tienen un contenido ético que trasciende lo jurídico; 2º) el legislador, a la época en que ocurrieron los hechos y también hoy, establece sanciones específicas para la infracción de los deberes conyugales y específicamente por la grave conducta del adulterio; y 3º) resulta inviable aplicar el estatuto de la responsabilidad extracontractual ya que no puede calificarse el adulterio como delito o cuasidelito civil ya que no es posible decir que se es infiel con dolo o por culpa. Su sentencia quedó ejecutariada, al ser rechazada la casación por la Corte Suprema por sentencia de 13 de junio de 2012, que estimó que el recurrente estaba impugnando los hechos sin denunciar una infracción de las leyes reguladoras de la prueba (Ver sentencia)

La Corte ha asumido una de las posturas que se han gestado en el derecho comparado para negar que el incumplimiento de deberes familiares (conyugales o parentales) pueda producir daños reparables por medio de la aplicación del instrumento de la responsabilidad civil. No ha aducido, sin embargo, el principal de los argumentos que se invoca para excluir a la familia del Derecho de daños, y que es su autonomía en cuanto relación interpersonal singularísima, basada en la confianza y en la aceptación y tolerancia de las conductas menos diligentes o cuidadosas.

La sentencia tampoco ha tenido en cuenta que esta doctrina, al menos en los países de tradición de Código Civil, se encuentra en retirada, cuando no ha sido plenamente rechazada.

Por cierto, se da por sentado que es posible pedir indemnización por responsabilidad civil por hechos que serían delitos o cuasidelitos civiles, prescindiendo de la relación conyugal o familiar que los liga. Así, por ejemplo, un acto de violencia intrafamiliar que causa daño corporal o psicológico puede hacer surgir responsabilidad civil, sin que pueda alegarse que se trató del incumplimiento de un deber de protección de carácter familiar.

La cuestión reside en aquellas conductas que serían permitidas o lícitas si no existiera el vínculo conyugal o familiar. Aquí cae el adulterio: mantener relaciones sexuales con alguien sólo pasa a ser jurídicamente reprochable si los involucrados estaban obligados a abstenerse de ellas por estar casados con otro u otra.

Es en estos casos donde puede suscitarse controversia sobre las pretensiones indemnizatorias sobre todo por daños no patrimoniales. La supuesta inmunidad familiar puede servir para exigir un parámetro más alto de cuidado pero no para tolerar toda conducta ilícita. De este modo, no se sustraen completamente las relaciones de familia del principio general de no causar daño a otro injustamente, pero el estatuto de la responsabilidad se adapta a las particularidades de este tipo de relaciones humanas. Así, parece razonable exigir que se trate de dolo o culpa lata y propiciar que, en cambio, deban tolerarse los daños derivados de culpa leve o levísima.

La raigambre ética o no patrimonial de los derechos familiares no puede ser un obstáculo para pedir reparación del daño. Es claro, e incluso la sentencia que comentamos no lo niega, que son a la vez derechos y deberes plenamente jurídicos, aunque tengan singularidades en su forma de ejecución. Por otro lado, no es cierto que sólo la lesión de derechos patrimoniales dé lugar a la responsabilidad civil, como lo prueba la aceptación común de la reclamación de daños por lesiones a la honra, la vida privada, la imagen y otros derechos de la personalidad.

El que haya otras sanciones previstas para el adulterio no significa que no se pueda pedir reparación de los daños causados. La responsabilidad civil no opera como sanción, no tiene fines punitivos, sino como un instrumento de justicia correctiva o restauradora.

Finalmente, es claro que quien comete adulterio lo hace con dolo, pues hay una intención positiva de inferir injuria (injusticia) a la persona de otro (art. 44 Código Civil). Para que haya dolo civil no es necesario que no exista otro propósito que dañar a la persona. Normalmente quien actúa dolosamente busca un interés propio más que perjudicar al tercero, pero lo hace a sabiendas de que ese daño se producirá.

No concordamos, pues, ni con la decisión ni con los fundamentos de la Corte y esperamos que en el futuro los jueces sean más sensibles a las exigencias de reparar los daños causados también por incumplimientos dolosos o gravemente culposos de los deberes que imponen el matrimonio o la filiación.

Anuncios
Explore posts in the same categories: Contratos, Derecho Civil, Derecho de Familia, Obligaciones, Responsabilidad Civil

Etiquetas: , , , , , , , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

3 comentarios en “Adulterio y responsabilidad civil”

  1. Cristian Says:

    Don Hernán, según su opinión que sucedería si ademas de adulterio, el marido le contagiara una enfermedad de transmisión sexual a su cónyuge (al menos culposamente), ¿cabria aplicar el sistema de responsabilidad extracontractual?

  2. Cristian Says:

    La demandada incumplió un deber jdco de contenido ético. Pero quien demanda indemnización de perjuicios por un ilícito como el descrito, también me parece que falta a la ético, creo que es ridículo pretender la reparación del daño causado por medio de esta vía. Me parece que en algunos casos se abusa del recurso a la indemnización de perjuicios. En estos casos, los jueces debieran tener mayor claridad a la hora fundamentar los fallos denegatorios de pretensiones de este tipo.Saludos don Hernán, lo leo todas las semanas.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: