Los Juegos Paralímpicos y la “nueva eugenesia”

Hasta el 9 de septiembre se desarrollarán en Londres los Juegos Paralímpicos, que este año han convocado a más de 4.000 atletas que competirán en diversos deportes, a pesar de ser personas con discapacidad visual, discapacidad física, parálisis cerebral o discapacidad intelectual.

Estos juegos demuestran el espíritu de superación y la alegría de vivir de personas que, aunque padecen limitaciones corporales, son grandes de alma y espíritu y enseñan lo preciado del ser humano: su dignidad personal única e insustituible.

Pareciera que quedan borradas como pesadillas todas aquellas tendencias y movimientos que en la primera mitad del siglo XX promovían la conformación de una raza superior de personas, a través de la selección de seres humanos por sus cualidades o discapacidades físicas. No olvidemos que existieron tanto en Europa como en Estados Unidos leyes que imponían la eugenesia, es decir, políticas para evitar los matrimonios y la procreación de personas que pudieran tener enfermedades físicas o mentales, que llegaron a la expresión más cruda y cruel con el genocidio judío realizado por el régimen nazi.

Lamentablemente, lo que pensábamos estaba totalmente superado ha comenzado a retornar de otras maneras. Es paradójico que justo mientras comienzan los juegos paralímpicos, una de las Cámaras del Tribunal Europeo de Derechos Humanos haya fallado a favor de un matrimonio italiano que reclamaba porque la legislación les ha impedido seleccionar embriones.

El caso es el siguiente: un matrimonio italiano: Rosetta Costa y Walter Pavan, portadores del gen de la fibrosis quística y que tienen una hija con ese padecimiento, impugnaron ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos la disposición de la Ley sobre Procreación Asistida (ley 40 de 19 de febrero de 2004) que prohíbe el diagnóstico genético preimplantacional, es decir, de embriones concebidos in vitro y antes de proceder a la implantación en el útero de la mujer. Adujeron que dicha ley, al no respetar el derecho a conocer el estado de salud de un embrión y adoptar decisiones sobre esa base, viola su derecho a la vida privada y familiar consagrado en el art. 8 de la Convención Europea de Derechos Humanos. El gobierno italiano se opuso por considerar que debía conciliarse el derecho a tener un hijo sano con la protección de la vida del concebido. La Cámara del Tribunal Europeo, en fallo unánime, declara que no le resulta convincente la asimilación de la noción de “hijo” a la de “embrión” y que si el mismo Estado italiano permite el aborto de un feto por  malformaciones congénitas no parece coherente que niegue el derecho al diagnóstico genético y al desecho de embriones portadores del gen de una grave enfermedad como la fibrosis quística. Condenó a Italia a indemnizar a los demandantes (sentencia en caso Costa y Pavan c. Italia, 28 de agosto de 2012: ver texto en francés).

Se trata de un fallo que puede ser apelado ante la Gran Cámara, para lo cual el Estado de Italia tiene plazo hasta el 28 de noviembre.

Nadie puede estar en contra de que un matrimonio desee que sus hijos lleguen sanos al mundo, pero el problema son los medios: ¿puede admitirse que se logre mediante la selección y descarte de criaturas ya concebidas? ¿No es esto una nueva forma de eugenesia que de casos dramáticos como éste, después se expandirá al deseo de tener hijos de un determinado sexo, con ciertas características físicas o habilidades intelectuales?

Siempre la eugenesia intenta justificarse por la reducción del ser humano enfermo o discapacitado a la categoría de cosa y negándole el carácter de persona.  De allí la curiosa afirmación de la sentencia de la Corte europea de que la palabra “hijo” no puede aplicarse a un “embrión”. Pero embrión, feto y recién nacido no son más que denominaciones para las etapas de desarrollo de un ser humano. Si tiene una discapacidad lo justo es acogerlo, no desecharlo por “defectuoso”.

Así y todo, Italia está en dificultades para defenderse del argumento invocado por la Corte en cuanto a que ese Estado ha ya permitido la conducta eugenésica respecto del feto mediante la interrupción legal del embarazo.

Esto es una advertencia para países como el nuestro en los que no se ha legalizado el aborto, frente a las propuestas de “despenalizarlo” en casos de presencia de malformaciones o enfermedades graves del feto. Autorizar el aborto en estos supuestos es ya una forma de eugenesia, que difícilmente puede impedir que luego se reclame una eugenesia más temprana, más aséptica y menos gravosa para la mujer como la que se materializa mediante el diagnóstico preimplantacional.

Es una amenaza cruel que se cierne sobre todos los discapacitados. Con la “nueva eugenesia”, el mensaje que se entrega a la comunidad es que hubiera sido mejor para el bienestar social que los discapacitados no hubieran venido al mundo y que éste estaría mejor sin ellos.

Justo lo contrario de lo que representan los Juegos Paralímpicos, y que, a nuestro juicio, debiera prevalecer en una cultura que se dice respetuoso de los derechos humanos de todos, incluidos los discapacitados. Ellos no empeoran nuestra sociedad; a la inversa la hacen más rica, solidaria y acogedora.

Anuncios
Explore posts in the same categories: Derecho Civil, Derecho de Familia, Derecho de la persona

Etiquetas: , , , , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

One Comment en “Los Juegos Paralímpicos y la “nueva eugenesia””


  1. […] Hasta el 9 de septiembre se desarrollarán en Londres los Juegos Paralímpicos, que este año han convo discapacitados « WordPress.com Tag Feed […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: