La princesa desnuda: el caso de las fotos de Kate Middleton

En el cuento de Hans Christian Andersen, el rey, engañado por unos pillos que le hacen creen que las telas que fabricaban eran invisibles para los tontos, desfila ante la multitud desnudo sin que nadie se atreva a reconocer que no ve sus elegantes trajes. Sólo un niño grita la verdad: “pero si va desnudo”. Nos imaginamos que el gobernante habrá pedido rápidamente ropa para vestirse e intentar castigar a los que le estafaron aprovechando su propia vanidad, pero no reclamaría por atentado a su honor o vida privada contra toda la multitud que lo vio pasar luciendo su descubierta humanidad.

No sucedió lo mismo cuando la revista francesa Closer publicó fotos de Kate Middleton luciendo un bikini sin su parte superior, mientras pasaba sus vacaciones con su marido el príncipe Williams y sus hijos, en una finca de su propiedad en Provence. Inmediatamente un comunicado de la casa los duques de Cambridge – ese es actualmente el título que ostentan–, reclamó por lo que consideró un abuso periodístico que recordaba el asedio que sufrió la madre de Williams, la princesa Diana. Abogados de la pareja demandaron por la vía civil y por la vía penal. Un juez de París ya ha ordenado a la revista entregar las fotos, bajo severas multas.

La revista demandada se excusó alegando que las imágenes no contenían nada ofensivo: “Ha habido una reacción excesiva a estas fotos –declaró la editora–. Lo que vemos es una pareja joven, que acaba de casarse, que están muy enamorados y unas fotos que son espléndidas… Ella es una princesa de verdad siglo XXI. Es una mujer joven que está en top less, lo mismo que se puede ver en cualquier playa en Francia o en todo el mundo”.

El caso y la justificación que ha dado la editora de la revista francesa pueden servir para delimitar los derechos que suelen oponerse a la libertad de prensa y de información. Estos derechos son normalmente tres: el derecho a la honra, el derecho a la vida privada y el derecho a la propia imagen. Dejando fuera de la discusión este último, porque se aplica cuando la imagen es utilizada sin consentimiento pero fuera de un contexto informativo (por ejemplo, para hacer publicidad a un producto), nos queda el derecho a la honra y el derecho a la vida privada o intimidad. A veces, la misma conducta lesiona ambos derechos, por ejemplo si al difundirse, sin justificación, hechos propios de la vida privada se causa un desprestigio o un deshonor al afectado.

Pero no siempre sucede así; y este es el caso, nos parece, de las fotos de Kate. Tiene razón Closer en que las fotos no muestran nada denigrante ni deshonroso socialmente: en ellas la duquesa aparece en su casa, con su marido, disfrutando sus vacaciones, y tomando sol con los pechos al aire. Esto último, aunque se asumiera una postura más estricta y se considerara que es una falta de pudor en piscinas o playas públicas, no podría ser reprochable si se realiza en la intimidad de la propia casa y a la vista del legítimo marido. No hay, entonces, ni con estándares morales más severos, una afectación de la honra de la duquesa ni de su familia.

Pero lo que Closer no tiene en cuenta es que, aunque no haya nada denigratorio en las imágenes, su captación con cámaras de lentes de largo alcance, en un claro acoso mediático (espionaje periodístico), así como la difusión masiva de escenas desarrolladas en una casa privada y con claro carácter doméstico, lesiona el respeto a la intimidad a que tiene derecho todas las personas, incluso aquellas que ejercen funciones públicas o son famosas por cualquier otro motivo.

La lesión al derecho a la vida privada puede ser justificada por la libertad de información cuando ésta se ejerce legítimamente en busca de una noticia de interés público. Pero no hay que confundir el interés público (estándar de contribución al debate o a las políticas públicas de la comunidad) con el interés “del público”, que garantiza buenas ventas pero no por un afán informativo genuino, sino para satisfacer la curiosidad y el morbo de los lectores.

La princesa desnuda ha sido víctima no de su propia torpeza como en el cuento de Handersen, sino del afán de lucro y de la minusvaloración de la intimidad de quienes claramente no merecen el nombre de “periodistas”.

Anuncios
Explore posts in the same categories: Derecho Civil, Derecho de la persona, Responsabilidad Civil

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

5 comentarios en “La princesa desnuda: el caso de las fotos de Kate Middleton”

  1. Diego Silva Says:

    Hola Hernán. Muy interesante tu artículo. Me parece, en todo caso, que el cuento de Hans Christian Andersen señala que la tela era visible para los tontos y no al revés.
    Saludos

    • hcorralt Says:

      No. La lógica del cuento es que los pillos hacen creer que los que no ven las telas son los idiotas o estúpidos. O sean sólo son visibles para los inteligentes. El Rey no las ve, pero no quiere que se sepa que es tonto y así toda la multitud que alaba las elegantes vestimentas. Es el niño el que dice la verdad: son invisibles porque no existen.

  2. Cristian Says:

    Muy buen artículo, sobre todo por la delimitación de cada uno de los derechos que concurren en este caso. Se agradece, además, la diferenciación entre “interés público” e “interés del público”. Este último puede llegar a ser de utilidad a la hora de enfrentar la pugna entre libertad de expresión y derecho a la intimidad
    en situaciones similares que ocurren en Chile.

  3. María Says:

    Muy buen artículo y concuerdo con Cristían en agradecer la diferenciación entre “interés público” e “interés del público”. En este caso si podríamos alegar contra el “lucro por mostrar la intimidad de otros”

    Saludos,

    María

    Pd: Tengo entendido que este matrimonio aún no tiene hijos…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: