Sobreseimiento penal y responsabilidad civil en caso “Juan Fernández”

El Ministro Juan Cristóbal Mera dictó resolución sobreseyendo definitivamente el proceso penal por las muertes producidas al estrellarse el avión casa 212 de la FACH en el trágico accidente del Archipiélago de Juan Fernández. Según la resolución, “la causa del accidente de la aeronave CASA 212-300, matrícula 966 es la pérdida de control del avión como consecuencia de haberlo volado la tripulación a una altura peligrosamente baja, no superior 650 pies=198,12 metros, por debajo de la altura de las más altas cumbres de la Isla Santa Clara (1.226 pies=373,68 metros), mientras realizaba el tramo de viento en cola a través del cnl existente entre las islas Robinson Crusoe y Santa Clara, durante el circuito de aproximación a la pista 32 (o sea, en la orientación 320•), teniendo presente que en ese momento y a esa altura se produjeron unas condiciones meteorológicas muy adversas, con cizalladuras de viento (wind shear), que expusieron a la tripulación a una situación extrema de vuelo”. Aparte de las condiciones meteorológicas, la responsabilidad del accidente habría correspondido a los pilotos Carolina Fernández y Juan Pablo Mallea. Como ambos fallecieron en el suceso, la responsabilidad penal se extinguió y corresponde sobreseer la causa.

Si el sobreseimiento es confirmado por la Corte Marcial, habrá terminado la fase penal de la discusión, pero con seguridad los familiares intentarán hacer valer la responsabilidad civil que tiene por objeto no ya buscar una sanción punitiva, sino la reparación del daño causado por la muerte de sus seres queridos. Se planteará entonces la incidencia de la sentencia penal en el proceso civil. Conforme al art. 178 del Código de Procedimiento Civil, por regla general la sentencia que sobresee por inexistencia del delito o cuasidelito penal produce cosa juzgada en el juicio civil, lo que no sucede si el sobreseimiento proviene de una circunstancia eximente de responsabilidad penal. El sobreseimiento, entonces, puede producir cosa juzgada respecto de los hechos que fueron estimados no constitutivos de cuasidelito (posibles negligencias en el peso del avión, protocolo del vuelo, información proporcionada a los pilotos), pero no respecto de la negligencia de los pilotos que no fue sancionada al haberse extinguido la responsabilidad penal por la muerte de quienes debían responder (art. 93 Nº 1 del Código Penal). A nuestro juicio, esta extinción debe asimilarse a una circunstancia eximente de responsabilidad para los efectos del art. 178 del Código de Procedimiento Civil. Todo ello quiere decir que podrá encausarse civilmente alegando la imprudencia acreditada en sede penal.

Obviamente no se podrá dirigir la acción civil contra los pilotos fallecidos, aunque sí a sus herederos. Pero lo más probable es que se demande la responsabilidad por el hecho ajeno al tercero civilmente responsable, en conformidad con los arts. 2320 inc. 4º y 2322 del Código Civil. Según estos preceptos la empresa o institución responde por los hechos ilícitos que con dolo o culpa comentan aquellas personas que estén bajo su cuidado o dependencia. La institución que podría ser demandada es la Fuerza Aérea de Chile, de la que dependían los pilotos desaparecidos. Si la FACH es demandada en virtud de estos preceptos, podría excusarse probando que, con la autoridad y cuidado que su calidad le confiere, no hubiere podido impedir el hecho (art. 2320 inc. final).

Debe tenerse en cuenta que no podría invocarse responsabilidad por falta de servicio, ya que dicho factor de imputación no se aplica a las Fuerzas Armadas de acuerdo con el art. 21 de la Ley Nº 18.575, de Bases de la Administración del Estado. Según la jurisprudencia más reciente de la Corte Suprema, a falta de regla especial debe aplicarse el régimen común contenido en el Código Civil.

Con todo, aplicando el estatuto de la responsabilidad civil extracontractual, quedarán varios puntos complejos que resolver. Por ejemplo, cómo concurre la culpa de los pilotos con las condiciones meteorológicas que pueden constituir un caso fortuito. Se trata de un problema de concausas que debiera influir en la forma en que se avalúa la indemnización que pueda corresponder.

Anuncios
Explore posts in the same categories: Derecho Civil, Responsabilidad Civil

Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

3 comentarios en “Sobreseimiento penal y responsabilidad civil en caso “Juan Fernández””

  1. Josué A Says:

    Otro factor a considerar en una demanda civil podría ser la presunción de culpabilidad que cierta parte de la doctrina estima que existe en el 2329 CC (Ducci, Alessandri, Barros) para probar la negligencia en sede civil, teniendo como antecedente lo señalado sobre la causa del accidente en sede penal como indicio prima facie (no hay sentencia condenatoria penal, por tanto no tiene aplicabilidad el 178 CPC). La desventaja es que la jurisprudencia no la ha considerado mayormente en en sus planteamientos, como muestra Mauricio Tapia R.. Además parte de la doctrina tiene otras visiones sobre la norma (repetición, exigencia de un vínculo causal, etc).

    Con respecto a esto último profesor quisiera consultar si ud. considera que existe un presunción general de causalidad en el artículo o bien que el inc 2 señala casos de presunción de causalidad (sus libros “lecciones de R.C.E” p229 y 230 y “Resp. x productos defectuosos” p103). Personalmente creo ud. se refería exclusivamente a los ejemplos, pero Tapia en un artículo en “Estudios de D° Civil V” señala que ud. sostendría una presunción gral de causalidad, de ahí mi duda.

    Saludos
    PD: Excelente blog, se agradece que se de el tiempo de escribir desde hechos cotidianos como el remate de maletas a hechos de contingencia. Se me olvidaba profesor, existe un error de tipeo en el post, el art referido del cpc es el 179.

  2. Josué A Says:

    Se me paso algo……en el comentario me refería a la prueba mediante el art 2329 CC (y siguiendo cierta doctrina) de la negligencia de los pilotos del Casa 212 de la Fach atendida la no aplicabilidad del art 178 cpc, para poder acceder de forma rapida a la aplicación del estatuto de responsabilidad por el hecho ajeno, que requiere – como es sabido – la prueba de responsabilidad del dependiente.

    • hcorralt Says:

      Gracias por el comentario: soy de la opinión que el art. 2329 en su inciso primero sólo contiene la regla general de responsabilidad y la exigencia de causalidad. Sólo los casos enumerados pueden considerarse presunciones, pero no de culpa, sino de causalidad, como lo prueba el Nº 1 que exige que se pruebe la imprudencia. Pero en el caso sostengo que la sentencia penal que afirma la culpa de los pilotos sí hace cosa juzgada en juicio civil para tener por acreditada la responsabilidad del dependiente.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: