Abandono en el aeropuerto

La noticia se difundió rápidamente por los medios. Una mujer de nacionalidad ucraniana había abandonado a su hijo de diez años en un local comercial del aeropuerto Merino Benítez, después que no consiguiera que lo autorizaran a salir con ella, otro de sus hijos y su actual pareja, rumbo a Punta Cana. Según los comerciantes del lugar, el niño habría sido dejado en la tienda Piedra Linda con la indicación de que su padre biológico vendría a buscarlo. Al verse solo el menor entró en pánico y comenzó a llorar. Se movilizó la policía y la mujer y sus acompañantes fueron forzados a bajar del avión. La jueza de garantía fijó un plazo para que el fiscal intente la formalización aunque lo más probable es que no pueda incoarse un proceso penal ya que el hecho no es constitutivo de delito: el Código Penal pena el abandono de niños de menos de siete años en lugares no solitarios (art. 346 CP) y de menos de 10 años en lugares solitarios (art. 349 CP).

Interesa comentar algunas consecuencias de carácter civil que conlleva el abandono de un hijo menor de edad. Por de pronto, da pie para que se prive a la madre del cuidado personal de hijo, ya que este tipo de abandono podría configurar el maltrato o descuido de que habla el art. 225 del Código Civil para permitir al juez atribuir ese cuidado al otro progenitor. También es causal de pérdida de la patria potestad, ya que se produce emancipación judicial cuando el padre o madre abandonare al hijo (art. 270 Nº 2 CC). Por abandono se pierden asimismo los derechos de dirigir la educación y de corregir al hijo (art. 238 CC). Si el abandono se produce en la infancia y el progenitor se opone a la determinación judicial de la filiación, se pierde incluso el derecho de pedir alimentos al hijo (art. 324 inc. 3º CC). El abandono de un menor por parte de sus padres con el ánimo de liberarse de sus obligaciones legales puede ser causal para que se le declare susceptible de ser adoptado; el abandono en la vía pública, en lugar solitario o en un recinto hospitalario hace presumir el ánimo de entregar al menor en adopción (art. 12 Nº 3 ley Nº 19.620).  A lo anterior debe agregarse el derecho de quien ha alimentado y criado al menor abandonado por sus padres, de que estos le paguen los gastos invertidos, tasados por el juez, si pretenden sacarlo de sus manos (art. 240 CC).

Por cierto, no todas estas sanciones son pertinentes en el caso del niño dejando en el aeropuerto, ya que la intención de la madre no fue abandonarlo permanentemente liberándose de su vínculo parental. Pero sí hubo un abandono transitorio que constituye un descuido grave que podría haber causado daño al niño. Se plantea, entonces, la cuestión de si procede que se aplique el estatuto de la responsabilidad civil extracontractual para obtener la reparación de ese daño, aunque se trate de una relación tan cercana como la paterno-filial. A nuestro juicio, ello es posible porque ninguna disposición ha establecido una especie de inmunidad a las personas por los hechos ilícitos que produzcan daño a sus familiares, pero las reglas generales debieran ser adaptadas para que no se pruduzca una desnaturalización del ámbito de confianza y de libre desenvolvimiento que garantiza la vida en familia. De este modo, el umbral del daño tolerable debe ser mayor y el factor de imputación debería circunscribirse al dolo o a la culpa grave; si no, cualquier renciña o accidente doméstico podría dar lugar a juicios indemnizatorios (se excluyen los supuestos de violencia intrafamiliar que tiene su estatuto propio).

Para saber si procede una demanda del menor, representado por el otro padre en ejercicio de la patria potestad y, por ello, la representación legal, en contra de la madre por el incumplimiento de ésta de sus deberes maternos de cuidado y atención de su hijo, habría que decidir si procedió con culpa lata o grave (lo que puede ser más fácil de acreditar) y, segundo, si el padecimiento sufrido efectivamente por el niño debe ser considerado superior al mínimo de molestias y sufrimientos al que todos los que vivimos en familia estamos expuestos, que sin duda trae penas pero también alegrías que las compensan

Anuncios
Explore posts in the same categories: Derecho Civil, Derecho de Familia, Responsabilidad Civil

Etiquetas: , , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

One Comment en “Abandono en el aeropuerto”


  1. Estimado profesor, desde mi punto de vista la madre incurre además en las conductas descritas en el artículo 42 de la ley 16.618.
    Atte,
    Carlos Michea Matus


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: