Juego de máscaras en internet: las cuentas falsas de twitter asociadas a los Luksic

Por medio de una carta en El Mercurio Julia Astaburuaga tuvo que advertir al público que no era la titular de la cuenta que figuraba en facebook con su nombre, y que ni siquiera sabía de qué se trataba esta red social. Más severa fue la reacción de Andrónico Luksic y su familia, ante el uso de sus nombres y apellidos en tres cuentas de twitter: @losluksic, @andronicoluksic y @luksicandronico. Denunció el hecho como delictivo y el Ministerio Público formalizó a un abogado que habría creado las cuentas, por el delito de usurpación de nombre previsto en el 214 del Código Penal.

La calificación penal puede ser discutible, al menos en el caso de los Luksic, ya que del contenido de las cuentas era manifiesto que no pretendían que se pensara que los usuarios fueran los conocidos empresarios, sino que se buscaba hacer crítica, sátira o parodia en su contra.

Pero el que la conducta no pueda ser calificada como delito penal, no quiere decir que sea lícita. Es necesario analizar si no se trata de un hecho ilícito de carácter civil, es decir, de un comportamiento que lesiona, sin justificación, un derecho ajeno y con ello causa un daño ilegítimo a otro.

Podría darse el supuesto de que a través de las cuentas con identidad falseada se lesione la honra de la persona afectada. En tal caso podría considerarse que se aplicaría el art. 2331 del Código Civil que impide reclamar daño moral en caso de imputaciones injuriosas. Pero habría que juzgar si no cabe en estos casos aplicar la ley 19.733, de 2001, sobre Libertades de Opinión e Información, ya que internet y este tipo de sitios: blogs, facebook, twitter, podrían ser considerados medios de comunicación social, conforme a la amplia definición contenida en el art. 2º de la ley. Si lo son se aplica su art. 40 inc. 2º, que permite reclamar también el daño moral, aunque en acción civil anexa a una querella por delitos penales. En caso, contrario quedaría el camino de iniciar un juicio civil y recurrir de inaplicabilidad ante el Tribunal Constitucional, que repetidamente ha declarado inconstitucional la aplicación del art. 2331 del Código Civil en ofensas contra el honor cometidas entre particulares.

No obstante, aunque no haya lesión al derecho al honor ni delito de injurias puede haber violación de otros derechos de la personalidad, como el derecho al nombre o a la propia imagen. El derecho al nombre es un derecho de la personalidad y puede ser lesionado si alguien lo usa indebidamente, aunque sin usurparlo, es decir, aunque no haya confusión de identidades. A nuestro juicio, más factible es considerar que en el caso de cuentas de redes sociales a nombre ajeno se produce una violación del derecho a la propia imagen, esto es, a cómo aparece o se presenta una persona en la sociedad en la que vive. Así como nadie puede utilizar la fotografía de alguien sin su consentimiento, tampoco deben utilizarse las señas y grafías que lo identifican (nombres o apellidos), y esto aunque sea para parodiarlo o criticarlo sin incurrir en una vulneración de su honra o prestigio social.

En el caso Luksic, la defensa del imputado ha alegado que se trata del ejercicio del derecho a la libre expresión. Pero éste no ha sido conculcado, prueba de lo cual es que nadie censuró los mensajes de la cuenta. Lo que sucede es que la libertad de expresión, si es ejercida fuera de sus límites legales, hace responder penal o civilmente a quien profiere esas expresiones antijurídicas. Se tiende a olvidar que nuestra Constitución en el mismo párrafo en que consagra la libertad de opinar y de informar, agrega la frase “sin perjuicio de responder de los delitos y abusos que se cometan en el ejercicio de estas libertades” (art. 19 Nº 12 Const.). Cuando el texto de la Carta Fundamental habla aquí de “abusos”, obviamente se está refiriendo a conductas que no son tipificadas por la ley como delitos pero que sí son ilícitos que generan responsabilidad civil extracontractual, que da derecho a hacer cesar la actividad ilícita y a indemnizar el daño causado. Por otra parte, es bien curioso que se argumente sobre la idea de la libertad de expresión, cuando quien la esgrime ha actuado ocultando su propia identidad. Si alguien para ejercer la libertad de expresión se ampara en el anonimato es bien probable que lo haga para escamotear sus límites legales y poder incurrir en delitos o ilícitos civiles con total impunidad.

Finalmente, se acusa a las empresas que proveen estos servicios de redes de no respetar el secreto de la identidad de sus usuarios al revelar ésta ante la petición de la Fiscalía. No vemos por qué tendrían que garantizar ese secreto, menos ante un requerimiento judicial. Si hasta el secreto bancario cede ante investigaciones judiciales, con mayor razón habrá de hacerlo en el caso de cuentas de redes de internet.

En suma, internet es una plataforma donde se desarrollan formas de relaciones humanas que no pueden quedar al margen del ordenamiento jurídico. Deben estar regidas por reglas o normas que garanticen no sólo un buen funcionamiento sino que se respeten los derechos fundamentales de las personas, cualesquiera sean éstas.

Explore posts in the same categories: Derecho Civil, Derecho de la persona, Derecho Público, Responsabilidad Civil

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

4 comentarios en “Juego de máscaras en internet: las cuentas falsas de twitter asociadas a los Luksic”


  1. “se acusa a las empresas que proveen estos servicios de redes de no respetar el secreto de la identidad de sus usuarios al revelar ésta ante la petición de la Fiscalía. No vemos por qué tendrían que garantizar ese secreto, menos ante un requerimiento judicial. Si hasta el secreto bancario cede ante investigaciones judiciales (…)”

    En realidad se acusa a la fiscalia de hacer las ordenes de investigar sin contar con la debida (ncpp art 9) orden judicial. El problema no es la sola entrega de informacion por parte de Twitter, es la infraccion al debido proceso por el Ministerio Publico (http://www.derechosdigitales.org/2013/02/21/fiscales-debido-proceso/). (desde teclado sin acentos)

    • hcorralt Says:

      Si es así, el problema no tiene nada que ver con tratarse de una red social de internet. El mismo reclamo se haría respecto de otras indagaciones que decrete el Ministerio público sin la debida autorización (me parece, porque no soy experto en derecho procesal ni mucho menos).

  2. Saray Says:

    Hola
    No est mal este sitio. Alguno de los articulos no me interesaron
    demasiado, pero la mayora estn bien.
    A seguir asi!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: