Conciliación, avenimiento y transacción

Durantes los últimos días han estado de moda las conciliaciones. El caso de las comisiones cobradas por el BancoEstado fue resuelto por una conciliación con la asociación de consumidores demandante, Conadecus (Corporación Nacional de Consumidores y Usuario). También fue terminado por conciliación el caso en que se disputaba la propiedad del “Mercado de Concepción” y estaría a punto de afinarse la conciliación entre Conadecus y el Banco Santander por el caso en que se discutió la validez de la fórmula conocida como “Alivio hipotecario”. En cambio, se ha anunciado que no habría prosperado la conciliación entre el Consejo de Defensa del Estado y Celulosa Arauco en el juicio sobre los cisnes de cuello negro del río Cruces, y se espera que se dicte sentencia de primera instancia en los próximos meses.

En todos estos procesos se habla de conciliación y no de transacción o avenimiento, pese a que también en estos últimos se pone fin a un conflicto por un acuerdo de las partes que sustituye y tiene la fuerza de una sentencia definitiva ejecutoriada. ¿Cómo precisar mejor estos conceptos para aplicarlos de manera correcta? La cuestión no es sencilla porque los textos legales no son precisos en el uso de cada término, y la doctrina tampoco ha podido llegar a conclusiones nítidas sobre el problema. El concepto matriz, pensamos, es del transacción, que está definida por el art. 2446 del Código Civil como “un contrato en que las partes terminan extrajudicialmente un litigio pendiente, o precaven un litigio eventual”; a esta noción la doctrina civil agrega que debe haber concesiones recíprocas de las partes. Vemos que se trata de un contrato que puede realizarse antes de que haya juicio y tratando de evitar que se inicie o durante el proceso para ponerle término. La transacción es convenida por las partes sin que sea necesaria la intervención de un tercero, como podría ser el juez. Obviamente, si el juicio ya ha comenzado el instrumento en que conste el acuerdo transaccional deberá ser presentado en el proceso para que el juez tenga por terminada la contienda judicial. En ocasiones, la ley ordena algo más: que la transacción acordada por las partes sea aprobada por una resolución judicial, como sucede por ejemplo con la transacción sobre alimentos legales futuros (art. 2451 del Código Civil).

Podríamos decir que la conciliación es una forma de transacción que se produce durante un litigio e interviniendo en ella el juez como amigable componedor (cfr. art. 263 del Código de Procedimiento Civil). De esta manera, la transacción que es producto de conciliación no tiene sólo la forma de un contrato sino también la de un acto procesal, y la aprobación del juez va implícita en ella, ya que comparece en el acta que se levanta para dejar constancia del acuerdo conciliatorio (cfr. art. 267 del Código de Procedimiento Civil). Algunos piensan que la conciliación puede tener un objeto que no sea transaccional, porque la transacción, al ser un contrato oneroso, requiere que ambas partes hagan concesiones, una en beneficio de la otra; mientras que la conciliación puede ser un acto dispositivo por el cual sólo de una de las partes concede a la otra: por ejemplo, si el demandante acepta retirar la demanda; o el demandado se aviene a cumplir todo lo solicitado en la demanda. Otros piensan que la conciliación se distingue de la transacción en que ésta puede referirse a cosas que no forman parte de lo disputado (cfr. art. 703 del Código Civil), en tanto que la conciliación sólo puede versar sobre cosas que han sido materia del litigio que se pretende terminar. No nos convencen estas opiniones doctrinales: es muy raro que en la conciliación, no haya concesiones recíprocas; pero aún así: si se limitara al retiro de la demanda, lo que habría en realidad sería un desistimiento del demandante aceptado por el demandado; y si es el demandado quien acepta lo requerido por el demandante habría más bien un allanamiento a la demanda. En conclusión, la conciliación es una especie de transacción pero revestida de las características y las formalidades de un acto procesal y que despliega todos los efectos de la sentencia ejecutoriada (art. 267 del Código de Procedimiento Civil).

¿Y qué decir del avenimiento? Es también una forma de poner término a un juicio que ya se ha iniciado y se encuentra pendiente por un acuerdo de las partes. Se distingue de la conciliación en que no se hace ante el juez ni éste tiene en él el papel de amigable componedor. No es, por tanto, un acto procesal, si bien el avenimiento debe ser presentado ante el juez del pleito para que lo dé por finalizado. En el fondo, es una forma de transacción realizada por las partes durante la tramitación del litigio. El Código de Procedimiento Civil enumera como título ejecutivo el “acta de avenimiento pasada ante el tribunal competente y autorizada por un ministro de fe o por dos testigos de actuación” (art. 434 Nº 3). Por esta disposición podemos suponer que la transacción extrajudicial no tiene, por sí misma, el valor de título ejecutivo, sino que es necesario que sea autorizada por un ministro de fe o dos testigos y además aprobada por el juez del litigio al que pone fin. No sucederá lo mismo con la transacción que se logra a través de una conciliación, ya que ésta es estimada sentencia ejecutoriada “para todos los efectos legales”, y por tanto también cuando el Código de Procedimiento Civil menciona a la “sentencia firme” como título ejecutivo (art. 434 Nº 1).

Esto nos lleva a interrogarnos sobre si tiene valor de título ejecutivo la transacción que no es contenida ni en una conciliación ni en un avenimiento, por ejemplo si se trata de una transacción por la cual se precave un litigio eventual. La respuesta afirmativa podría fundarse en lo que dispone el Código Civil en cuanto a que “la transacción produce el efecto de cosa juzgada en última instancia” (art. 2460). Pero si fuera así no tendría sentido que para el avenimiento se exigiera autorización de ministro de fe o dos testigos y aprobación judicial. Intentando armonizar todas estas disposiciones habría que concluir que la transacción que no es aprobada judicialmente (y autorizada por el secretario del tribunal), aunque sea equivalente a la sentencia ejecutoriada, no tiene mérito ejecutivo. Si se quiere convenir una transacción que tenga fuerza ejecutiva lo más seguro será otorgarla por escritura pública, cuya copia autorizada está mencionada como título ejecutivo en el art. 434 Nº 2 del Código de Procedimiento Civil.

La delimitación de las formas autocompositivas de resolver un conflicto podría ampliarse a otras figuras similares a la transacción, la conciliación y el avenimiento, como el acuerdo logrado ante un mediador (de familia o de salud), el finiquito laboral y el acuerdo reparatorio del proceso penal,  por mencionar sólo algunos pocos ejemplos.  Es una labor que compete a la doctrina y en la que, nos parece, falta mucho por hacer.

Anuncios
Explore posts in the same categories: Contratos, Derecho Civil, Derecho Público

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

25 comentarios en “Conciliación, avenimiento y transacción”


  1. No me parece claro que la voz “pasada” signiifique que haya sido “aprobada por el Tribunal”. De hecho, los casos en que las transacciones deben ser aprobadas judicialmente están expresamente mencionados y son muy pocos (en materia de alimentos, por ejemplo), Sin embargo, es claro que el tema es aún oscuro, a pesar de que lleva escrito de ese modo ya un poco más de 110 años.

    • hcorralt Says:

      Es cierto, no es claro lo que se quiso decir con “pasada” ante el juez. Pero no logro ver la diferencia con la aprobación, porque si hay algún vicio manifiesto el juez rechazará dar por “pasada” el acta de avenimiento y lo rechazará, con lo que en la práctica parece no haber distinción. Gracias por el comentario, estimado Pedro Pablo. Sin duda el tema merece un estudio más profundo.

  2. Marcelo Says:

    No tengo estudios de Derecho, por lo que me surge la siguiente duda:
    En una audiencia de estilo, sin la intervención del Juez y sólo con la participación de las partes ante un actuario. Lo que corresponde es que éste llame a las partes a Avenimiento o a conciliación antes de ratificar y contestar acciones? Si hay un acuerdo económico y desistimiento de acciones, dichos terminos quedaran consignados en el acta de avenimiento o de conciliación? Es avenimiento y no conciliación por que no intervino el Juez a persar de haberse producido en un Tribunal frente a un actuario?
    Saludos y gracias
    Marcelo

    • hcorralt Says:

      Estimado: en la práctica el actuario sustituye al juez, pero es el juez el que firma el acta en que conste el acuerdo. De modo que estamos ante una conciliación.

  3. Alvaro Altamirano Says:

    Cdo ud exige que la transacción sea aprobada por el juez, exige un requisito adicional al CC, dejando de ser un contrato consensual y transformándolo en solemne.
    Ud confunde la acción de cosa juzgada con la excepción de la misma. Evidentemente para la acción requiere que ella sea otorgada por escritura pública y para nada que sea aprobada por el juez. La excepción podrá fundarse en un instrumento privado. Por lo mismo, también se ha dicho, que la forma de cumplrr una transacción en forma directa es mediante una demanda ejecutiva y no por medio de un procedimiento incidental, a excepción de los alimentos futuros que si requieren aprobacional judicial y que podrían exigirse mediante un procedimiento incidental de cumplimiento con citación.

    • hcorralt Says:

      En el post se dice expresamente que el contrato de transacción no requiere por sí mismo aprobación del juez. Lo que se pregunta es si el instrumento en que consta tiene o no mérito ejecutivo. Esto no debe confundirse con la acción de cosa juzgada, porque la acción de cumplimiento puede interponerse en juicio ordinario justamente cuando no procede el procedimiento ejecutivo. Si se quiere que la transacción tenga mérito ejecutivo y pueda pedirse cumplimiento en ese procedimiento debe constar en instrumento público o ser un avenimiento aprobado por el juez.

  4. Fernando Dougnac Rodríguez Says:

    Felicitaciones. Excelente reflexión.

  5. Philipe Llulle Says:

    Desde ya agradecido por su blog y su Doctrina. Tan sólo quiero plantear una inquietud que me sembró: ¿Podría decirse – según su conclusión – que la conciliación es un acto de doble carácter o funcionalidad, esto es, de un acto civil y procesal a la vez? Dicha conclusión vendría a ser la verdadera naturaleza jurídica de la conciliación, conllevando a importantes efectos que versarían principalmente sobre la manera de impugnar la eficacia de la conciliación.

  6. Philipe Llulle Says:

    Gracias por la respuesta y por su tiempo.

  7. Philip Carter Says:

    Don Hernan

    Saliendo un poco del tema. Como puedo argumentar que una representar a una sociedad en actuacion extrajudicial ante una empresa no es tener personeria suficiente para firmar un contrato?

    • hcorralt Says:

      Perdón, pero me parece que no entiendo bien la pregunta. Si un representante tiene poder para actuaciones extrajudiciales se entiende que pueden celebrar actos y contratos a nombre de la sociedad, salvo que se hayan excluido algunos en el mandato o estatuto social.

  8. Sofía Says:

    tengo una duda: Y si se trata de una transacciòn sobre alimentos futuros que consta en instrumento privado y es sometida a la aprocaciòn del juez. ¿En ese caso la aprobaciòn solo le darìa validèz, y por tanto la transacciòn carecerìa de mèrito ejecutivo?

    Y si se tratará de una transacciòn sobre alimentos futuros que consta en escritura pùblica, respecto de la cual no se somete a aprobaciòn judicial, ¿cuál es la sanciòn si no se cumple con ese requisito? ¿nulidad absoluta?. Por tanto, si asì fuera, ¿Podrìa perfectamente obtenerse la ejecuciòn de èsta si no es declarada por el juez o solicitada por la parte interesada?

    Desde ya, muchas gracias por las aclaraciones.

  9. Claudio Velásquez Ferrada Says:

    Don Hernán
    Primero que todo felicitarlo por el tiempo que dedica a este blog y por compartir sus reflexiones jurídicas que tanto nos ayudan en el ejercicio de la profesión.
    Llegue a este post justamente por alguna dudas que me surgieron al intentar calificar jurídicamente un acuerdo de relaciones mutuas en materia de familia; a pesar de que en la práctica que sea un avenimiento o una transacción si ambas son aprobadas por el tribunal producirá efecto de cosa juzgada, al momento de interponerlo como excepción cree usted que deba enunciarse como transacción y cosa juzgada o lisa y llanamente como cosa juzgada.

    Saludos Cordiales

  10. Matías Araneda Says:

    Don Hernán, tengo una consulta.
    Realicé una demanda laboral por no pago de sueldo ni finiquito. Una vez notificadas las partes solicitaron un acuerdo, el cual se realizó como “transacción” asistido por la Defensoría Laboral en juzgado de letras del trabajo. Los cuales avalaron dicho procedimiento con su respectiva resolución.
    Al momento de presentar estos documentos en la Administradora de Fondos de Cesantía (AFC) para solicitar cobro de dicho seguro, me indican que dichos documentos no son suficientes por tratarse una transacción, y que requieren un Avenimiento o Certificado de Firmas. es correcto esto? ya que según entiendo la misma transacción cumple con todos los requisitos y más aún al ser realizada en juzgado con resolución del Juez titular.


  11. Estimado, primero que todo felicitarlo por su Blog.

    Respeto al Avenimiento aprobado por el Juez, y que puso termino a un juicio, tengo la siguiente inquietud.

    Es del caso que un Abogado, con Poder Amplio, llegó, sin consultar a sus representado, a un Avenimiento desfavorable.
    ¿como se puede dejar sin efecto?,

    Duda razonable por la autoridad de cosa juzgada que tiene este avenimiento.

    Atento a sus comentarios

    Gracias

    • hcorralt Says:

      Si se le dio facultades para transgigir de manera expresa no veo fácil dejar sin efecto el acuerdo, pero podría reclamarse la responsabilidad ética del profesional por actuar sin las instrucciones del cliente. Habría que ver si está colegiado y con ello sujeto a la supervisión del Tribunal de Ética Profesional del Colegio de Abogados.

  12. andrea Says:

    Hola por favor aclarenme una duda plis yo firme un avenimiento con banco estado el 23 de mayo cancele lo adeudado y el dia de hoy me llego un documento donde el juez otorga la autorización de remate de mi vivienda, el documento es con fecha 19 de mayo, estoy desesperada porque no se si este documento queda sin efecto al haber firmado el avenimiento y haber cancelado el monto de la demanda. Por favor ayudenme

    • hcorralt Says:

      Lo más probable es que el Banco no haya presentado el avenimiento en el tribunal. Le sugieron acercarse al tribunal y preguntar por el expediente. A lo mejor va a tener que contratar a un abogado para que haga la presentación de la copia del documento que debe tener usted y así dejar sin efecto la resolución que saca a remate la propiedad.

  13. juana Says:

    mi consulta uno puede anular un avenimiento


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: