Derecho de la madre a abrir cuentas de ahorro a favor de sus hijos

El Congreso Nacional acaba de dar su aprobación a un proyecto de ley que otorga a las madres el derecho de abrir cuentas de ahorro bancarias para sus hijos (Boletín Nº 7519-05). La iniciativa legal fue presentada por las senadoras Rincón, Alvear, Allende y San Martín aduciendo que los bancos se negaban a abrir estas cuentas por considerar que como es el padre quien tiene la patria potestad y por ende la representación legal del hijo menor de edad, la madre no podía proceder a realizar esta gestión sin contar con la presencia o, al menos, la autorización del otro progenitor. La verdad es que si los padres viven separados la patria potestad se atribuye al padre o madre que tenga la tuición y ésta última, –hasta el momento­–, es concedida por la ley a la madre, de modo que en principio las madres separadas no deberían haber tenido problemas para abrir y administrar cuentas bancarias en representación de sus hijos, pero el problema es que la ley no tiene en cuenta que los terceros (en este caso los bancos) no tienen manera de saber si los padres viven juntos o separados, de modo que optan por aplicar la regla general de que es el padre en quien reside la patria potestad.

Pero en vez de solucionar este problema probatorio, el proyecto de ley realiza una modificación a la Ley General de Bancos para disponer que “Las cuentas de ahorros para menores de edad, ofrecidas por los bancos regidos por esta ley, podrán ser abiertas por el padre o la madre, con independencia de quien tenga la patria potestad del menor de edad” (D.F.L. Nº 3, de 1997). Complementando lo anterior se modifica también la ley del Banco del Estado para establecer que “Con independencia de quien tenga la patria potestad, la madre también podrá abrir cuentas de ahorro a favor de su hijo menor de edad” (nuevo inciso final del art. 35 del D.L. N° 2.079, de 1978).

Como puede verse, el derecho que se otorga al padre o la madre, con independencia de quien tenga la patria potestad, es sólo el de abrir cuentas de ahorro a favor de sus hijos.  No se permite que puedan administrar dicha cuenta, ni retirar los dineros depositados, ya que esos actos son propios del ejercicio de la patria potestad. Tampoco se extiende a otros tipos de cuenta (cuentas corrientes, vista o cuentas RUT)

Hay que observar, además, que la ley no permite que la madre que no tiene la patria potestad abra una cuenta como representante legal del menor. Lo que autoriza es que ella lo haga personalmente pero “para” o “a favor” del hijo. Como lo señaló durante la tramitación del proyecto en el Senado, sin ser contradicho, el Senador Novoa, de lo que se trata en verdad es de la aplicación de una figura tradicional del derecho de los contratos, cual es la estipulación a favor de terceros prevista en el art. 1449 del Código Civil. Según esta norma “Cualquiera puede estipular a favor de una tercera persona, aunque no tenga derecho para representarla; pero sólo esta tercera persona podrá demandar lo estipulado…”.

Normalmente la estipulación a favor de otro consiste en una prestación o un derecho que puede ser reclamado por el tercero, como por ejemplo sucede en el seguro de vida en que se nombra un beneficiario que puede pedir la indemnización en caso de muerte del asegurado. Pero en el caso de las cuentas de ahorro no se estipula a favor del hijo un derecho o prestación singular sino todos los derechos y deberes que surgen del contrato de depósito en cuenta de ahorro bancaria. Nos parece que hay una situación intermedia entre la estipulación a favor de tercero y la del contrato por persona a nombrar (cfr. art. 1401 del Código Civil italiano), sólo que en esta última el contratante original se reserva el derecho para nominar al contratante definitivo dentro de cierto plazo, mientras que en el supuesto que comentamos la madre no se reserva ese derecho sino que nombra inmediatamente al futuro contratante (el hijo) en la misma celebración del contrato.

En todo caso, se exigirá la aceptación expresa o tácita del beneficiario y adquirente de la posición contractual. Mientras no intervenga esa aceptación, la madre y el banco podrían dejar sin efecto el contrato de cuenta de ahorro (cfr. art. 1449 del Código Civil). La aceptación, tratándose de un menor de edad que es incapaz, podrá ser dada o autorizada por su representante legal, es decir, por el padre que ejerza la patria potestad. Constituirá aceptación tácita cualquier acto que suponga la voluntad de aceptar, como giros o nuevos depósitos realizados por el padre en representación del hijo menor de edad.

Anuncios
Explore posts in the same categories: Derecho Civil, Derecho de Familia, Obligaciones

Etiquetas: , , , , , , , , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: