Abuelas de plaza de mayo y adopciones fraudulentas

La asociación argentina “Abuelas de Plaza de Mayo” anunció el miércoles 7 de agosto que se había desentrañado un nuevo caso de secuestro de niños, cuyos padres fueron víctimas de la represión política (detenidos desaparecidos), y que fueron ilegítimamente ubicados en familias compuestas por militares u otras personas que colaboraban con el régimen dictatorial. Aunque se trata del caso 109 que se ha resuelto gracias a la campaña de esta organización,  esta vez la noticia produjo especial impacto en Chile, porque la persona cuya identidad ha sido restituida es hijo de una pareja de estudiantes chilenos, militantes del MIR, que luego de exiliarse en Argentina, fueron víctimas de la llamada “operación Cóndor”. El niño fue secuestrado junto con sus padres el 15 de abril de 1976 cuando contaba con 5 meses y medio. Con la desaparición forzada de sus padres, el niño fue inscrito como hijo de un matrimonio ligado estrechamente al régimen argentino. Se le dio el nombre de Pablo Germán y se le asignó como fecha de nacimiento el 7 de enero de 1976. Hoy cuenta con 38 años.

Según las informaciones proporcionadas a los medios, el niño se enteró a los 8 años de que era adoptado; más tarde, a los 16, supo que sus padres biológicos eran detenidos desaparecidos. El año 1982 la Asociación de las Abuelas denunció la desaparición ante el juzgado Federal Número 1, cuyo titular es hoy la jueza María Romilda Servini de Cubría. En abril de 2013 se propuso a Pablo Germán que se practicara exámenes genéticos para intentar descubrir la identidad de sus progenitores. El mes pasado accedió al examen, y el 5 de agosto la Comisión Nacional por el Derecho a la Identidad le informó que había un 99,99% de acierto respecto de su filiación para con la pareja de detenidos desaparecidos chilenos.

Se trata de casos tremendamente delicados porque con el tiempo se han construido lazos de afecto y de pertenencia a una familia que ahora aparece como imputada por un crimen terrible. No es posible pedirle a estas personas que de la noche a la mañana quieran romper con sus padres adoptivos y reencontrarse con su familia de sangre. Con prudencia se espera que el afectado vaya decantando interiormente su historia personal, asuma su propia identidad y, con total libertad y en el tiempo que crea necesario, adopte las decisiones que estime más convenientes.

Afortunadamente, estos casos dramáticos de adopción de niños de detenidos desaparecidos, hasta donde sabemos, no se dieron en Chile. Pero es posible considerar como hipótesis lo que sucedería legalmente si un menor es secuestrado y luego adoptado por un matrimonio formado por los secuestradores o por personas que acogen al niño en complicidad con ellos.

En primer lugar, debe señalarse que nuestra ley de adopción, la ley Nº 19.620, de 1999, garantiza el derecho a conocer los orígenes biológicos del adoptado. Se establece que cualquier interesado mayor de edad y capaz, que tenga antecedentes que le permitan presumir que fue adoptado, tiene derecho a solicitar personalmente al Servicio de Registro Civil que le informe si su filiación tiene ese origen (art. 27 inc. 3º). Una vez conocida la calidad de adoptado, la persona puede pedir al juez que ordene al Registro Civil entregarle copia de la sentencia y de los antecedentes de la adopción, donde habrán quedado registrados, si existía esa información, los datos de sus progenitores biológicos. En todo caso, el juez debe otorgar la autorización previa citación de los adoptantes, salvo que hubieren fallecido (art. 27 inc. 2º). Para facilitar estos trámites, el Servicio Nacional de Menores cuenta con un sistema de búsqueda de los orígenes (ir a enlace de Sename).

Si la filiación adoptiva ha sido el resultado de un delito o se ha tramitado de manera fraudulenta, el adoptado podrá pedir su nulidad. La nulidad procede siempre que la adopción haya sido obtenida por medios ilícitos o fraudulentos (art. 38 inc. 1º). Obviamente, si ha sido la tramitada para encubrir el secuestro del niño y el homicidio de los padres estaremos ante una adopción ilícita y fraudulenta que justifica la declaración de nulidad. La demanda debe presentarse ante el juez de familia del domicilio o residencia del adoptado y se tramita conforme al procedimiento ordinario de la Ley 19.968 (art. 38 inc. 3º). Un obstáculo que podría erigirse sería la prescripción de la acción. Vemos que en el caso del menor hijo de chilenos han pasado 38 años. Sin embargo, la ley 19.620 en esto ha sido cuidadosa, porque si bien establece un plazo de cuatro años para pedir la nulidad de la adopción dispone que dicho plazo se contará sólo desde que el adoptado, alcanzada su plena capacidad (la mayoría de edad), haya tomado conocimiento del vicio que afectó a la adopción (art. 38 inc. 2º). Por tanto, mientras el menor no conozca que fue adoptado y que la adopción adolece de un vicio que la hace ilícita o fraudulenta, no corre el plazo de cuatro años de prescripción.

La declaración de nulidad de la adopción hará resurgir los vínculos legales con la familia de origen y caducará aquellos que se tienen  con la familia adoptiva. Pero la acción de nulidad es exclusiva del adoptado. Si él, por las razones que sean, no desea impugnar la filiación adoptiva, nadie puede hacerlo, ni siquiera sus parientes biológicos.

Si el acogimiento del hijo en la familia receptora no se ha producido por la tramitación de una adopción, sino mediante una inscripción de nacimiento obtenida fraudulentamente (como parece ser lo que ocurrió en el caso de Pablo Germán), no procederá pedir la nulidad adoptiva, pero sí la rectificación de la inscripción de nacimiento para corregir los nombres de los progenitores del inscrito. En Chile, esta rectificación debe pedirse al juez, el que antes de dictar sentencia, ha de oír a la Dirección General del Registro Civil, todo ello conforme al art. 18 de la ley Nº 4.808, sobre Registro Civil.

Anuncios
Explore posts in the same categories: Derecho de Familia, Derecho de la persona

Etiquetas: , , , , , , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: