Voto de chilenos en el exterior

Durante esta semana, la Comisión de Constitución del Senado llegó a un acuerdo sobre el debatido tema de conceder el voto a los chilenos que viven en el extranjero. Para ello se presentó, el 14 de agosto, un proyecto de reforma constitucional firmado por las senadoras Isabel Allende y Soledad Alvear, y los senadores Alberto Espina, Hernán Larraín y Patricio Walker, el que inmediatamente se aprobó en la Comisión con el único voto en contra del senador Carlos Larraín.  El texto propone agregar al art. 13 de la Constitución un inciso que disponga lo siguiente: “Los ciudadanos con derecho a sufragio que se encuentren fuera del país, podrán sufragar desde el extranjero en las elecciones de Presidente de la República y en los plebiscitos nacionales, por el solo hecho de solicitarlo para cada elección o plebiscito. Dicha solicitud se dirigirá al Servicio Electoral, pudiendo realizarse en Chile o a través de  los Consulados de Chile en el extranjero, indicando el Consulado donde se ejercerá este derecho”.

Más allá de algunas deficiencias de redacción, conviene hacer ver que, en estricto rigor, lo que hace el proyecto es limitar el derecho a voto de los ciudadanos que se encuentren en el extranjero. Con el texto constitucional actual, los chilenos que residen en el extranjero pueden votar en todas las elecciones, incluidas las parlamentarias, y sin necesidad de manifestar intención previa alguna. Lo que sucede es que no cuentan con un local de votación que se encuentre más accesible a su domicilio, y para ejercer su derecho a sufragar deben viajar al país y votar en el lugar que les corresponda de acuerdo a su inscripción en el Registro Electoral. Debe considerarse que con la inscripción automática basta que la persona chilena haya sido inscrita en el Registro Civil (aunque haya nacido en el extranjero) para que quede incorporada al Registro Electoral, si bien, por lo dispuesto en el art. 13 inc. 2º de la Constitución agregado por la reforma de 2005, los hijos de padres chilenos nacidos en el extranjero deben acreditar haberse avecindado en Chile por más de un año para ejercer el derecho a sufragio.

Se dirá que lo que se pretende es justamente que los chilenos que viven fuera puedan votar en el país donde residen. Pero la pregunta es entonces, en qué países y en qué ciudades de esos países se habilitarán lugares de votación. ¿En todas las embajadas de Chile en el extranjero, en todas las oficinas consulares? ¿qué pasa con países con los que no tenemos relaciones diplomáticas, por ejemplo, Bolivia? El proyecto presentado no esclarece ninguna de estas interrogantes y se limita a encomendar este problema a la ley: “Una ley orgánica constitucional establecerá los requisitos formales que deberá contener la mencionada solicitud y regulará la manera en que se realizarán los procesos electorales y plebiscitarios en el extranjero”. No se sabe que exista ningún estudio del Servicio Electoral sobre cuántos locales de votación podrían habilitarse en el extranjero y en qué lugares. Esto, como se comprenderá, dista mucho del eslongan que repiten algunos políticos, en plena campaña electoral, de que ahora todos los chilenos que viven en el extranjero podrán votar. Sólo se les están ofreciendo más facilidades a los que vivan en la ciudad del local de votación que se habilitará; todos los demás seguirán sin poder votar, no porque no tengan el derecho sino porque seguirá resultándoles oneroso viajar para llegar al lugar donde deben ejercerlo.

Nadie ha dicho tampoco cómo se financiará esta habilitación de lugares de votación en el extranjero y los costos que generará el realizar una elección simultánea en todos esos locales. Y a renglón seguido surge la interrogante de si al interior del país están tan extendidos los locales de votación de manera que se cubra a todas las zonas rurales y más despobladas. ¿Cuántos de los chilenos que sí viven en el país no pueden ejercer su derecho a voto por vivir lejos de los lugares donde se instalan los centros de votación? Tampoco hay estudios de qué debería hacerse para hacer más accesible el voto al interior del país. En todo caso, parece indispensable que si se van a gastar recursos públicos en facilitar– relativamente– el voto a algunos chilenos que viven el exterior, al menos la misma cantidad se invierta en aumentar el número de locales nacionales de votación y en instalarlos en caseríos, poblados, islas y demás lugares del Chile más recóndito.

Anuncios
Explore posts in the same categories: Derecho Público

Etiquetas: , , , , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: