Entrega en adopción de un niño antes de nacer

Uno de los puntos que el proyecto de ley de nueva ley de adopción propone cambiar de la regulación actual, es el referido a la posibilidad de anticipar la manifestación de voluntad de entrega en adopción de un niño por parte de su madre cuando todavía no haya nacido. La ley Nº 19.620, de 1999, la ley de adopción vigente, establece que el procedimiento para declarar al niño susceptible de ser adoptado podrá iniciarse antes de su nacimiento. La madre puede declarar oficialmente su voluntad de entregar al hijo que gesta en adopción y pueden realizarse todos los trámites pertinentes, quedando sólo pendiente su ratificación, que debe prestarse en el plazo de treinta días contado desde el parto. Hecha la ratificacion el juez debe citar a audiencia de juicio dentro de los cinco días siguientes y emitir la sentencia (art. 10).

La norma se justificó en su día en la necesidad de abreviar al máximo los trámites de adopción y en la aspiración de muchos padres adoptivos de poder tener un niño ojalá recién nacido. Se observó, igualmente, que otorgar esta facultad a la madre era darle una salida frente a un embarazo no deseado que corría el riesgo de culminar en un aborto.

Todos estos motivos, siendo plausibles, nunca nos convencieron de la bondad de la norma, frente a los peligros de que se prestara para facilitar la captación de madres con problemas que se avenían a dar en adopción al concebido sintiendo la presión de un ambiente adverso y preocupado por obtener bebés adoptables lo más pequeños posibles.

El proyecto de ley opta por esta solución y modifica la norma actual para disponer que “tratándose de la niña, niño o adolescente cuya madre, padre o ambos manifiesten voluntariamente su intención de entregarlo con fines de adopción, el procedimiento sólo podrá iniciarse después del nacimiento de la niña, niño o adolescente…” (art. 18). La justificación que ofrece el mensaje del proyecto es más bien escueta; se dice que la iniciativa implica un “avance en la regulación de la entrega voluntaria de un hijo en adopción, validando la sola voluntad de la progenitora o progenitor e impidiendo que el procedimiento se inicie antes del nacimiento del niño, como ocurre en la actualidad” (Boletín Nº 9119-18).

La decisión motivó un comentario crítico en la editorial de El Mercurio del martes 15 de octubre.  “…Aunque puedan existir razones para proponer este cambio –se sostiene en el editorial, en general favorable a la nueva iniciativa–, en esta parte el proyecto parece insensible al hecho de que la adopción es una forma probada de abrir perspectivas a una madre que pasa por una situación extrema, y que esta apertura en no pocos casos permite salvar la vida del niño o niña que está por nacer”. Es decir, se vuelve a la idea de que la adopción prenatal puede ser una medida para evitar abortos.

A nuestro juicio esta eficacia “provida” de la adopción puede alcanzarse perfectamente sin necesidad de embarcar ya a la madre gestante en un proceso que muy difícilmente podrá luego detener. Basta que se acoja a las mujeres embarazadas con dificultades y que se le ofrezcan todas las alternativas para que dé al niño en adopción, si ese es su deseo, pero asegurándole que manifestará libre y voluntariamente esa voluntad cuando esté en condiciones de decidirlo, una vez que haya dado a luz.

Tampoco es estrictamente necesario para abreviar el proceso, porque éste puede hacerse concentradamente una vez que la madre preste el consentimiento. Mientras tanto puede avanzarse en calificar la idoneidad de los adoptantes. No creemos que haya mucha diferencia entre que un matrimonio adoptante reciba el deseado niño, de unos cuantos días a de unos cuantos meses de edad.

La legislación internacional y comparada ha advertido la necesidad de conjurar las presiones a la madre en el proceso de gestación e incluso en el tiempo inmediatamente siguiente al nacimiento del hijo. Por de pronto, la Convención de La Haya sobre la Protección de Menores y la Cooperación en materia de Adopción Internacional, ratificada por nuestro país, contempla que las adopciones consideradas por la Convención sólo pueden tener lugar cuando las autoridades competentes del Estado de origen se han asegurado de que “el consentimiento de la madre, cuando sea exigido, se ha dado únicamente después del nacimiento del niño” (art. 4 letra c).

Otras legislaciones son más exigentes. El Código Civil español, por ejemplo, dispone que “El asentimiento de la madre no podrá prestarse hasta que hayan transcurrido treinta días desde el parto” (art. 177). El Proyecto de nuevo Código Civil argentino es aún más estricto, al establecer que la manifestación de los padres de que su hijo pueda ser adoptado es válida “sólo si se produce después de los cuarenta y cinco días de producido el nacimiento” (art. 607).

Disponer, por tanto, que la voluntad de entregar en adopción a un hijo se haga formalmente sólo después de su nacimiento parece algo sensato y ventajoso también para los adoptantes, pues se precave que las madres puedan alegar posteriormente que fueron presionadas para hacer la entrega sin llegar a conocer al hijo que estaban abandonando.

Se cumple igualmente con el principio de subsidiariedad de la adopción respecto de la familia de origen. Lo ideal es que un niño permanezca dentro del ámbito familiar en el cual ha venido al mundo; sólo excepcionalmente se procederá a alterar esa relación biológica para ofrecerle una familia adoptiva. Este principio aparece consagrado especialmente en el proyecto de ley: “Corresponde al Estado adoptar las medidas legales, administrativas y judiciales que permitan mantener a la niña, niño o adolescente en su familia de origen…” (art. 11).

Una medida legal que favorece la mantención del niño con su familia originaria es la de exigir que la voluntad de entrega se exprese de la manera más libre y consciente posible, lo que no se logra si se permite ya anticipar dicha voluntad cuando el futuro adoptado todavía no ha nacido.

Se trata, entonces, de una norma que, sin dejar de ser “provida”, es también “profamilia”.

Anuncios
Explore posts in the same categories: Derecho Civil, Derecho de Familia, Derecho de la persona

Etiquetas: , , , , , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

4 comentarios en “Entrega en adopción de un niño antes de nacer”

  1. hac Says:

    Gracias. Muy interesante.

  2. Johne151 Says:

    I truly appreciate this post. I’ve been looking everywhere for this! Thank goodness I found it on Bing. You’ve made my day! Thank you again! fgfcdaeaedca

  3. Johne211 Says:

    Im thankful for the post. Great. ffeekgeadddd


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: