Casarse in articulo mortis

El video de un matrimonio de una pareja filipina subido a Youtube se “viralizó” con millones de visitas y menciones en los medios y en las redes sociales. Cuenta la historia del joven Rowden Go Pangcogay su novia Leizel May que, teniendo una hija de dos años en común, habían decidido casarse en julio de este año. Sus planes sufrieron un fuerte cambio cuando en mayo Rowden supo que padecía un cáncer al hígado en estado avanzado. El matrimonio fue adelantado y se celebró el 11 de junio, con el novio en su camilla de enfermo y la novia vestida de blanco a su lado, junto a familiares y amigos, en las dependencias del hospital. Diez horas después, Rowden falleció. Su hermano Hasset subió a Youtube el video que con el título “The Wedding That Will Move You” recibe ya más de 6 millones de visitas ().

Esta dramática y romántica historia nos advierte que la muy antigua forma de matrimonio in articulo mortis no ha deja de estar vigente. La expresión “articulo” es el diminutivo de “artus” que significa miembro o pedazo de una división, pero figuradamente se usa para designar un instante preciso o un momento decisivo. El matrimonio en artículo de muerte es aquel que se celebra con urgencia debido a que uno de los contrayentes se encuentra en un peligro inminente de fallecer, normalmente aquejado por una herida o enfermedad. La institución nació en el Derecho canónico para eximir este casamiento de las múltiples formalidades previas que se requerían para celebrar una unión matrimonial: proclamas, avisos y constataciones sobre la falta de impedimentos de los contrayentes.

En la legislación chilena la figura del matrimonio in articulo mortis se mantiene con este sentido. La Ley de Matrimonio Civil, ley Nº 19.947 de 2004, dispone que “El matrimonio en artículo de muerte podrá celebrarse ante el Oficial del Registro Civil, sin los trámites previos de la manifestación e información” (art. 17). Igualmente no se le aplica la exigencia de que los contrayentes hayan realizado cursos de preparación para el matrimonio (art. 10 inc. 3º ley Nº 19.497).

El matrimonio en artículo de muerte debe cumplir las demás exigencias legales, especialmente las de celebrarse ante un Oficial de Registro Civil y dos testigos hábiles y de que los contrayentes expresen su consentimiento libre y espontáneo. La ley exige que en el acta del que da cuenta de esta actuación se deje constancia de la circunstancia en la que se celebra: “si se trata de matrimonio en artículo de muerte, se especificará en el acta el cónyuge afectado y el peligro que le amenazaba (art. 19 inc. 2º ley Nº 19.497). Esta formalidad tiene efectos probatorios, por lo que su omisión no invalidará el matrimonio. Tampoco impedirá que pueda probarse por otros medios que el matrimonio se celebró in articulo mortis.

La comprensible relajación de las formalidades previas del matrimonio en caso de peligro de muerte de uno de los contrayentes no exime de que se cumplan los requisitos de existencia y de validez propios del matrimonio. Aunque se proceda a la celebración del matrimonio de esta forma simplificada, posteriormente podrá pedirse la constatación de que no se dio verdadero matrimonio (por ejemplo, por falta de consentimiento) o la declaración de su nulidad (por ejemplo, si existía un impedimento de vínculo matrimonial anterior no disuelto). La ley ha agregado como posibles titulares de la acción de nulidad matrimonial del matrimonio en artículo de muerte, a los “demás herederos del cónyuge difunto” (art. 46 letra c, ley Nº 19.497). Como se ve, la disposición se pone en el caso de que el peligro de muerte se haya concretado y de que el cónyuge que lo padecía haya fallecido como resultado de él, como sucedió en la historia del matrimonio filipino. Ante ello, es lógico que estén interesados en que se declare la invalidez de ese vínculo los herederos del difunto para excluir de la herencia al cónyuge sobreviviente. Por eso, entendemos que la expresión “demás herederos” utilizada por la ley, se refiere, no a herederos que concurren con el cónyuge sobreviviente, sino a aquéllos que están llamados a suceder a falta de éste: por ejemplo, en la sucesión intestada los ascendientes o, en su ausencia, los hermanos (arts. 989 y 990 del Código Civil).

Otra particularidad del régimen de nulidad del matrimonio in articulo mortis es la posibilidad de solicitar la invalidez después de la muerte de uno de los cónyuges. Por excepción a la regla de que la acción de nulidad del matrimonio sólo puede intentarse mientras vivan ambos cónyuges” (art. 47 ley Nº 19.497), se dispone que ello no sucederá en el evento de un enlace celebrado en artículo de muerte, lo que se entiende circunscrito al caso de que muera el cónyuge afectado por el peligro que justificó esta especial forma de celebración de matrimonio. En tal caso la acción no es imprescriptible sino que se extingue por el lapso del tiempo: “Cuando se tratare de un matrimonio celebrado en artículo de muerte, la acción de nulidad prescribirá en un año, contado desde la fecha del fallecimiento del cónyuge enfermo” (art. 48 letra c ley Nº 19.947).

En lo que se refiere a los efectos, el matrimonio in articulo mortis no se diferencia en nada del resto de los matrimonios. Mientras dure, y sea que se produzca o no la muerte del cónyuge afectado por el peligro, genera todos los derechos y deberes del estado matrimonial, así como el régimen matrimonial de bienes, alimentos, vocación sucesoria y efectos sobre la filiación de los hijos nacidos antes o después de la unión.

En el episodio que origina este comentario, los contrayentes tenían una hija de dos años, que participó también en la ceremonia, como se observa en el video. En un caso así, según la ley chilena, ese hijo adquirirá por el matrimonio de sus padres la calidad o estado civil de hijo de filiación matrimonial. Habrá operado lo que anteriormente era la “legitimación por subsiguiente matrimonio” y que hoy podemos llamar “matrimonialización de la filiación no matrimonial” (arts. 180 inc. 2º y 185 inc. 2º del Código Civil).

Más se podría decir sobre el matrimonio en artículo de muerte, especialmente sobre la posibilidad de que se celebre en forma religiosa y en particular conforme al Derecho canónico, que prevé expresamente la figura (cfr. cánones 1116, 1117, 1121 y 1122), pero ello extendería demasiado este comentario. Baste pues lo que queda dicho.

Anuncios
Explore posts in the same categories: Derecho de Familia, Derecho sucesorio

Etiquetas: , , , , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

2 comentarios en “Casarse in articulo mortis”

  1. Conchy Says:

    ara el 1897 en Moca Puerto Rico mis bisabuelos contrajeron matrimonio in articulos mortis.El tenia 20 anos y ell 19.Al siguiente dia el murio de tifus malarica.El se llamaba Tomas Hernandez y ella Maria de Los Santos Mendez Hernandez.Ademas de todo esto eran familia.Eran primos por segundo y tercer grado!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: