Los héroes de “La Roja” y el nombre de las calles

Después del dramático partido en que la selección de fútbol chilena perdió su opción para pasar a octavos de final del Mundial de Brasil 2014, los jugadores fueron recibidos como verdaderos héroes por la gallardía y la fortaleza con la que jugaron todos sus partidos, le ganaron al anterior campeón (España) y se enfrentaron al equipo de Brasil de igual a igual, perdiendo sólo después de un alargue de 30 minutos por penales. Entre los homenajes brindados se ha mencionado la iniciativa de bautizar con su nombre las calles de las comunas que les vieron crecer. Así, en Tocopilla existe la calle Alexis Sánchez y a ella podrían sumarse las calles Gary Medel, Charles Aránguiz y Claudio Bravo en las comunas de Conchalí, Puente Alto y Buin, respectivamente.

En las redes sociales surgió la inquietud de si correspondía nominar calles con el nombre de personas que no han fallecido y si este procedimiento está o no jurídicamente regulado para evitar que la pasión y el entusiasmo induzcan a las autoridades edilicias a incurrir en exageraciones.

Frente a esto, puede aclararse que sí existe un procedimiento legal para nominar no sólo las calles, sino todos los bienes nacionales de uso público que están bajo la administración municipal. Recordemos que, según el Código Civil, los bienes nacionales, aquellos cuyo dominio pertenece a la nación toda, pueden ser bienes fiscales o bienes nacionales de uso público. Estos últimos son aquellos cuyo uso pertenece a todos los habitantes de la nación. El Código pone los siguientes ejemplos: “calles, plazas, puentes y caminos, el mar adyacente y sus playas” (art. 589 inc. 2º Código Civil).

La Ley Orgánica Constitucional de Municipalidades, ley Nº 18.695, cuyo texto refundido está fijado por el D.F.L. Nº 1, de 2006, dispone que es atribución de cada Municipalidad administrar los bienes municipales y nacionales de uso público existentes en la comuna. En ejercicio de esta atribución, dice la ley, “les corresponderá, previo informe del consejo comunal de organizaciones de la sociedad civil, asignar y cambiar la denominación de tales bienes” (art. 5 letra c, ley 18.695). Además, al tratar de las atribuciones del Concejo municipal la misma ley establece que a este órgano municipal le corresponde “otorgar su acuerdo para la asignación y cambio de denominación de los bienes municipales y nacionales de uso público bajo su administración, como asimismo, de poblaciones, barrios y conjuntos habitacionales del territorio comunal previo informe escrito del consejo comunal de organizaciones de la sociedad civil” (art. 79 letra k ley 18.695).

Podemos concluir que corresponde al Alcalde la iniciativa de asignar o cambiar el nombre de las calles, pero su propuesta debe pasar por dos controles.

Primero, debe someterse a la consideración del Consejo Comunal de Organizaciones de la Sociedad Civil. Esta institución fue creada por la ley Nº 20.500, de 2011, sobre participación ciudadana en la gestión pública, que introdujo su regulación en los arts. 94 y siguientes de la ley Nº 18.695. El Reglamento tipo para ser adoptado por los diferentes Consejos comunales que se creen fue aprobado por Resolución de la Subsecretaría de Desarrollo Regional y Administrativo N° 5.983, de 2011. Según este reglamento el quórum para sesionar es de un tercio de los consejeros en ejercicio y los acuerdos deben adoptarse por la mayoría de los consejeros presentes (art. 36). En todo caso, lo que aprueba este Consejo es un informe, es decir, una opinión sobre la denominación de la calle, que no resulta vinculante.

Emitido dicho informe, sea positivo o negativo, el Alcalde debe pedir el acuerdo del Concejo Municipal. Este acuerdo ha de obtener el voto favorable de la mayoría absoluta de los asistentes, siempre que se haya reunido el quórum para sesionar, que es de la mayoría de los concejeros en ejercicio (art. 86 ley 18.695).

En ninguna de estas disposiciones se establecen limitaciones sobre el contenido de los nombres que se atribuya a las calles u otros bienes nacionales de uso público. No se excluye la posibilidad de que sean bautizados con nombres de personas vivas, aunque hay que reconocer que la costumbre que ha imperado en nuestra historia republicana es ocupar el nombre de personalidades que ya han muerto.

En todo caso, no estará demás prevenir que la Municipalidad para proceder de este modo ha de contar con el consentimiento del interesado. No se permitiría que se diera el nombre de una persona viva a una calle si ésta se opone a que se use su nombre para ello, ya sea por pudor, humildad o cualquier otro legítimo motivo. Sabemos que el nombre es un atributo de la personalidad y además que toda persona tiene derecho a que su nombre no se use de manera indebida (el derecho al nombre como derecho de la personalidad). Por ello, el art. 20 de la ley Nº 19.039, texto refundido por D.F.L. Nº 3, de 2006, Ley de Propiedad Industrial, dispone que no puede registrarse como marca el nombre de una persona natural cualquiera, salvo consentimiento dado por ella si se encuentra vida o por sus herederos si ha fallecido.

Así y todo, hay que reconocer que la antigua costumbre de reservar para nominar una calle los nombres de una persona fallecida puede ser más prudente y en definitiva de resultados más duraderos. Cuando se impone a una calle el nombre de una persona que aún vive y, más aún, cuando ésta es joven, se asume el riesgo de que hechos posteriores desacrediten el homenaje que se le rindió. La prensa ha recordado cómo el 2010 la Municipalidad de Coquimbo dio el nombre de Avenida Doctor Nicolás Leoz a un tramo de la costanera de la comuna, para rendir homenaje al paraguayo que se había destacado como Presidente de la Confederación Sudamericana de Fútbol. Pero más tarde se descubrió que el homenajeado había incurrido en hechos de corrupción que determinaron una investigación de la Fifa y lo obligaron a renunciar a su cargo. El Municipio tuvo entonces que revocar la decisión en mayo de 2013 (ver reportaje en La Tercera: http://diario.latercera.com/2014/07/02/01/contenido/pais/31-167817-9-entre-la-calle-charles-aranguiz-y-el-pasaje-fiat.shtml).

Esperemos que nada parecido suceda con las calles que han sido o serán bautizadas con los nombres de los “héroes” de la Roja en el Mundial 2014.

Anuncios
Explore posts in the same categories: Derecho de la persona, Derecho Público

Etiquetas: , , , , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: