Responsabilidad civil por accidente en ascensores

Un lector de este blog me sugiere hacer algunos comentarios sobre la responsabilidad civil por los daños que pueden sufrir las personas por un mal funcionamiento de los ascensores en edificios de altura. La cuestión tiene interés práctico y actualidad. En el mes de junio los medios informaron que una persona quedó atrapada en un ascensor al tomarlo en un primer subterráneo de un edificio en la comuna de Ñuñoa y que éste comenzó a subir a gran velocidad (5 metros por segundo) sin que su ocupante pudiera deternerlo hasta que terminó por estrellarse en el último piso (el 31). Afortunadamente la víctima no falleció, pero quedó con graves lesiones en la cabeza y en las piernas.

¿Quién debiera responder por este tipo de daños? Habría que distinguir si el ascensor falló por un defecto constructivo (entre los cuales deben incluirse las fallas de instalación) o por un defecto de mantención.

Si estamos frente a un defecto constructivo operará el régimen especial de responsabilidad previsto en los arts. 18 y 19 de la Ley General de Urbanismo y Construcciones, D.F.L. Nº 458, de 1975. Conforme con este régimen corresponde responder al propietario primer vendedor, es decir, a la empresa inmobiliaria. Esta responsabilidad es estricta u objetiva pero calificada ya que el demandante debe acreditar que el daño fue causado por un defecto que se haya producido durante la ejecución de la construcción o después de terminada. La empresa inmobiliaria que, actúa como centro de imputación, puede repetir después contra la constructora, los arquitectos, calculista, o quien sea el responsable de los defectos por los que tuvo que indemnizar. En estos casos, es probable que el directamente responsable sea una empresa subcontratista encargada de la venta e instalación de los ascensores. La ley prevé, sin embargo, que los constructores serán
responsables por las fallas, errores o defectos en la construcción, incluyendo las obras ejecutadas por subcontratistas y el uso de materiales o insumos defectuosos, sin perjuicio de las acciones legales que puedan interponer a su vez en contra de estos proveedores,
fabricantes y subcontratistas. Por cierto, la víctima podría demandar directamente a la empresa que vendió o instaló los ascensores pero en tal caso deberá acreditar culpa o negligencia, conforme a las reglas generales de la responsabilidad extracontractual del Código Civil.

Vayamos ahora al otro supuesto: que el mal funcionamiento no se haya producido por un defecto de fabricación o de mala instalación en la construcción, sino de mala mantención en el uso de la máquina. En principio, según el art. 159 bis inc. 2º del D.F.L. 458, de 1975, son responsables por dicha mantención “los propietarios”. ¿Y si se trata de un ascensor de un edificio o de un condominio? Debemos pasar a examinar en este ámbito, la Ley de Copropiedad Inmobiliaria, Ley Nº 19.537, de 1997. Según este cuerpo legal, los ascensores forman parte de los bienes comunes (art. 2º Nº 3, letra a), que pertenecen a todos los propietarios de las unidades que conforman la copropiedad inmobiliaria. Por tanto, su cuidado corresponde a la administración de la comunidad.

Más aún, la ley prevé que los ascensores deben ser objeto de una certificación periódica, cuyo costo debe financiarse con el fondo de reserva (art. 7, ley Nº 19.537). La función de velar porque se haga esta certificación periódica y por la mantención de los ascensores corresponde al administrador de la copropiedad, según lo dispone expresamente el art. 23 de esta misma ley, el que añade que el administrador está facultado para contratar la mantención y la certificación de los ascensores, tanto verticales como inclinados o funiculares, montacargas y escaleras o rampas mecánicas y sus instalaciones, para lo cual deberá notificar al Comité de Administración.

En este punto se abren dos posibilidades: si el administrador cumplió diligentemente sus obligaciones, contrató los servicios de mantención y certificación con una empresa habilitada para ello (registrada en el Ministerio de la Vivienda y Urbanismo) y supervisó que estos estuvieran al día, o si no lo hizo. En el primer caso, habrá que atribuir la falla a la empresa que estaba a cargo de la mantención o certificación, estableciendo a través de informes periciales cuál fue el origen del mal funcionamiento y por qué no fue detectado y corregido oportunamente. Si en cambio, hubo desidia o negligencia en el administrador, obviamente éste responderá, pero cabría preguntarse si responde por él la comunidad de copropietarios.

La respuesta afirmativa puede basarse en estimar que el administrador es un dependiente de la comunidad, por lo que se aplica la responsabilidad por el hecho ajeno prevista en el art. 2320 del Código Civil. ¿Pero puede demandarse a la comunidad como tal, no siendo una persona jurídica, o es necesario demandar personalmente a cada uno de los copropietarios? A pesar de no ser una persona jurídica, la ley atribuye a la copropiedad inmobiliaria una legitimación procesal tanto activa como pasiva y ello debe repercutir en el plano civil patrimonial. El art. 23 dispone que el administrador representa en juicio, activa y pasivamente, a los copropietarios, con las facultades del inciso primero del artículo 7º del Código de Procedimiento Civil, “en las causas concernientes a la administración y conservación del condominio, sea que se promuevan con cualquiera de ellos o con terceros”. Nos parece que un juicio de indemnización de perjuicios por mal funcionamiento de bienes comunes es una causa que concierne a la administración del condominio.

Una última pregunta, al menos para efectos de este breve comentario: ¿cómo se distribuye entre los copropietarios el monto de la indemnización a la que fuere condenada la comunidad? Si aplicáramos por analogía el art. 2328 del Código Civil habría que sostener que la indemnización se distribuye por partes iguales: el precepto dispone que “El daño causado por una cosa que cae o se arroja de la parte superior de un edificio, es imputable a todas las personas que habitan la misma parte del edificio, y la indemnización se dividirá entre todas ellas”. No obstante, pensamos que aquí cabe aplicar por especialidad lo dispuesto en el art. 2 Nº 5 de la ley Nº 19.537, y que, por ello, debemos calificar la indemnización como un “gastos común extraordinario”. Siendo así, se aplicará el art. 4 de dicha ley que establece que cada copropietario debe contribuir a este tipo de gastos en proporción al derecho que le corresponda en los bienes de dominio común, salvo que el reglamento de copropiedad establezca otra forma de contribución.

Entendemos que la indemnización podrá satisfacerse mediante la inversión del llamado fondo común de reserva que la ley obliga a formar en todo condominio (salvo en el de viviendas sociales), justamente para afrontar gastos “urgentes o imprevistos” (art. 7 ley Nº 19.537), entre los cuales estará, sin duda, la obligación de responder por los daños causados por el mal funcionamiento de un ascensor que no fue sujeto a la debida certificación y cuidados de conservación en buen estado.

Finalmente, digamos que el art. 4 de la ley Nº 20.296, de 2008, establece una responsabilidad infraccional que pueden conocer los Juzgados de Policía Local para distintos incumplimientos de la normativa relativa a la instalación, mantención y certificación de los ascensores. Las sanciones se gradúan según se trate de infracciones leves, graves o gravísimas. Aunque la norma parece general, del tenor de las sanciones se deduce que esta responsabilidad infraccional se aplica solamente a las empresas que prestan servicios de instalación, mantención y certificación de los ascensores. Según la norma habrá infracción gravísima si por sentencia ejecutoriada la empresa ha sido condenada por responsabilidad civil o penal derivada de los referidos servicios (art. 4 letra e) ver texto de ley).

Explore posts in the same categories: Derecho Civil, Responsabilidad Civil

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

12 comentarios en “Responsabilidad civil por accidente en ascensores”

  1. hac Says:

    Muy interesante análisis.
    slds y gracias.

  2. Felipe Arellano F Says:

    Muchas gracias por tomar en cuenta la opinión de los lectores profesor, El análisis realizado es muy interesante.
    Saludos

  3. Piera Rudiger Says:

    Estimado: con respecto al artículo me asalta una duda… Si yo como propietaria de un depto, sufro un accidente por falta de mantención del ascensor, no sería lógico pensar que es también mi responsabilidad? Y que por lo mismo no procedería indemnización al respecto?. Agradecería muchísimo su respuesta.

    • hcorralt Says:

      Le agradezco la pregunta. En principio, me parece que no habría “culpa de la víctima”, salvo que haya sabido que el administrador del edificio no ha procedido a la certificación del ascensor y no haya instado de alguna manera para que se subsane esa anormalidad. En todo caso, la culpa, en mi parecer, podría funcionar como factor de reducción de la indemnización (art. 2330 Código Civil) y no de extinción de la responsabilidad.

  4. hcorralt Says:

    Con fecha 23 de agosto de 2014 actualizo este post, gracias al aporte del profesor de Derecho Civil Carlos Pizarro quien me ha advertido sobre la existencia de la ley Nº 19.296 que se refiere específicamente a las empresas que prestan servicios de instalación, mantención y certificación de los ascensores. Agradezco al profesor Pizarro esta contribución.

  5. SERGIO OMAR LOPEZ AGUIRRE Says:

    Quiciera saber sobre una demanda que hiso una coopropietaria de condominio la cual se accidento en un ascensor,la demanda esta hecha a la comunidad siendo que ella era de la comunidad,resulta que todos los meses se paga con Factura la Mantencion de los Ascensores sin fallar la mantencion , corresponde la demanda a la Comunidad.

    • hcorralt Says:

      Como se señala en el post, pienso que sí procede la demanda a la comunidad, pero eso no quiere decir que vaya a ser acogida por el juez. Habrá que ver si hubo negligencia en la mantención del ascensor y si esa falta fue la causa del daño sufrido por la vecina accidentada. Esto debe ser objeto de prueba en el juicio.

  6. Eduardo Says:

    Estimado:

    Muy buenos comentarios, se agradece la información.
    Tengo una consulta. Que responsabilidad legal o quizás perido de garantia debe tener la inmobiliaria como comprador del equipo ascensor??.
    En todo lo que he leído solo se hace referencia al administrador, al proveedor o a los usuarios.
    Todo recae me parece en las mantenciones periodicas que la comunidad debe hacer con un proveedor certificado. Si el ascensor. a modo de ejemplo, al mes de entrar en uso de la comunidad presenta problemas, Quien responde???

    • hcorralt Says:

      El período de garantía de que pueda gozar la inmobiliaria respecto de la empresa vendedora de ascensores será el que se haya pactado en el contrato de venta. Si el ascensor falla me parece que debe aplicarse la responsabilidad del propietario primer vendedor del art. 18 de la Ley General de Urbanismo y Construcciones, aunque puede discutirse el plazo de prescripción, entre 3 y 5 años.

  7. Carlos Ahumada González Says:

    Ante este tipo de accidentes en ascensor, ¿sería de conveniencia tomar como comunidad un seguro que cubra gastos hospitaliza- ción ,remedios, tratamientos y sus insumos hasta la total recuperación del o los accidentados?


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: