Chaleco reflectante: ¿obligación de portarlo y no de usarlo?

Reacciones encontradas produjeron las declaraciones de una autoridad de Carabineros por las cuales se informaba a la ciudadanía que, aunque el decreto que establecía, a partir del 1º de enero de 2016, la obligación de todo vehículo motorizado de portar un chaleco reflectante no dispusiera expresamente su uso por parte del conductor que desciende del vehículo, dado el espíritu de la norma la policía también consideraría esa conducta como infracción sancionable con multa la falta de uso. Posteriormente, tanto Carabineros como la CONASET, Comisión Nacional de Seguridad del Tránsito, aclararon que la norma sólo obligaba al porte del adminículo por lo que no procedía cursar multas a los conductores que no lo usaran, si bien esto era lo esperable para evitar atropellos por falta de visibilidad. Inmediatamente, surgieron las críticas por haberse elaborado una norma que sólo exigía llevar el chaleco en el auto pero que no establecía que su uso fuera obligatorio.

Analizando un poco más de cerca la cuestión jurídica nos parece que tales críticas no son acertadas. Veamos: la obligación legal está contemplada primariamente en el art. 75 de la Ley del Tránsito, ley Nº 18.290, con texto refundido por D.F.L. Nº 1, Ministerio de Transportes, de 2007. Dicho precepto enumera los “elementos” de los que deberán estar “provistos” los vehículos motorizados “según tipo y clase”, tales como vidrios de seguridad que permitan visibilidad, limpiaparabrisas, espejo interior regulable, extintor de incendios, rueda de repuesto, botiquín de primeros auxilios, cinturones de seguridad, etc. El Nº 7 de dicha norma indica que los vehículos motorizados deberán contener “dispositivos para casos de emergencia que cumplan con los requisitos que el reglamento determine”. El reglamento que determinó estos dispositivos fue aprobado por el Decreto Supremo Nº 22, Ministerio de Transportes, D. Of. 20 de mayo de 2006. En principio, los únicos dispositivos de emergencia que se exigieron fueron dos triángulos para poner delante y atrás del vehículo detenido (art. 17). El año 2014 se modificó este precepto mediante el D. Sup. Nº 22, Ministerio de Transportes, D. Of. de 3 de junio de 2014, para incorporar como dispositivo de emergencia un “chaleco de alta visibilidad”. En los considerandos del decreto se plasmó la razón de esta nueva exigencia: “Que la experiencia internacional ha demostrado que los chalecos reflectantes de alta visibilidad son un elemento que, en casos de emergencia, tales como averías, desperfectos mecánicos u otras causas similares, en las cuales los vehículos deben detenerse en las vías y sus conductores descender, permiten que éstos puedan ser vistos a gran distancia, contribuyendo efectivamente a su seguridad”. El decreto estableció, además, los materiales y los posibles diseños de este chaleco. Para facilitar su uso en casos de emergencia, se estableció que “El chaleco deberá encontrarse siempre en un lugar del vehículo que sea accesible desde el interior del mismo”. No procede, por tanto, que el chaleco se guarde en la maleta del auto, sino que debe estar disponible para que el conductor pueda ponérselo antes de salir del vehículo. De esta previsión, se deduce que han quedado excluidos de esta obligación los conductores de vehículos motorizados que no tienen “interior” como las motos.

No hay duda de que se produce una infracción a la Ley del Tránsito si el conductor de un vehículo motorizado no lleva el chaleco reflectante o lo lleva en un lugar que no es accesible desde su interior. Conforme con el art. 202 de dicha ley se tratará de una infracción de carácter leve, por la que se puede imponer una multa que va entre 0,2 a 0,5 de unidad tributaria mensual.

Pero, ¿qué sucede si el conductor detiene el vehículo por una emergencia y desciende de él sin ponerse el chaleco que llevaba en cumplimiento de la norma? Se ha dicho que como ni el decreto ni la ley imponen expresamente esta obligación de uso, esta no existiría.

Esta conclusión nos parece errónea porque considera que sólo es un deber jurídico aquella conducta que esté calificada como infracción o contravención legal y sancionada con una pena, sea administrativa o penal. No es así, sin embargo. La responsabilidad sancionatoria está reservada sólo para las conductas más lesivas del orden social. Las personas estamos sujetas también a deberes jurídicos cuyo incumplimiento puede no estar sancionado penal o administrativamente. Uno de los más importantes es el deber general de no causar daño a otro injustamente, que se traduce en el conocido principio nemimen laedere. Este deber de cuidado no sólo puede proceder respecto de otras personas, sino que también consigo mismo: se trata del deber de autocuidado. Este deber se refleja en varias instituciones jurídicas como el deber del perjudicado de mitigar el daño y la atenuación de la responsabilidad civil si la víctima se expone imprudentemente al daño, contemplada en el art. 2330 del Código Civil.

Piénsese que tampoco la ley sanciona expresamente la no utilización de los triángulos o del extintor, pero a nadie se le ocurriría que no sería una imprudencia no poner triángulos en caso de detención de emergencia o no usar el extintor para apagar un incendio del vehículo. En el primer caso, si otro vehículo impacta al detenido es posible que, aunque el primero haya ido a exceso de velocidad, el juez reduzca la indemnización que se debe al dueño del segundo sobre la base de la culpa de la víctima que no puso los triángulos de emergencia. En el segundo caso, el vehículo se incendia y no se hace uso del extintor, probablemente la compañía de seguros no pagará la indemnización que en principio procedería por destrucción total del vehículo.

Se entiende, entonces, que sí existe un deber jurídico de usar el chaleco reflectante si el conductor desciende del vehículo en un caso de emergencia. Si no lo hace, se podrá apreciar su conducta, en caso de lesiones por un atropello, como exposición imprudente al daño, conforme a lo dispuesto en el art. 2330 del Código Civil.

Dejando asentado lo anterior, pensamos, con todo, que es dudoso que no pueda sancionarse infraccionalmente al conductor que se baja de un vehículo en situación de emergencia sin usar chaleco reflectante. El art. 108 de la Ley del Tránsito señala que “se prohíbe llevar abiertas las puertas del vehículo, abrirlas antes de su completa detención o abrirlas, mantenerlas abiertas o descender del mismo sin haberse cerciorado previamente de que ello no implica entorpecimiento o peligro para otros usuarios” (énfasis añadido). Podría decirse que en este caso no se pone en peligro a “otros usuarios” sino que al mismo conductor, pero esto no es así: cuando el conductor transita por la vía sin este dispositivo no sólo se pone en riesgo a sí mismo, sino también a los demás conductores que, al no poder verlo a tiempo, pueden sufrir daños, ya sea al atropellar al negligente o al desviar brúscamente su auto para evitar el impacto.

A mayor abundamiento, puede invocarse la norma del art. 153 de la Ley del Tránsito que insiste en que “se prohíbe al conductor abrir las puertas del vehículo antes de su completa detención, mantenerlas abiertas y descender o permitir el descenso, sin asegurarse previamente de que ello no implica entorpecimiento o peligro”. Como se ve, acá no se exige peligro para otros usuarios, de modo que si el conductor desciende del vehículo sin asegurarse de que no implica un peligro para sí mismo, como sucedería por ejemplo si en caso de emergencia no se pone el chaleco reflectante, infringe la ley y puede ser sancionado con una multa de 0,2 a 0,5 unidades tributarias mensuales, conforme con el art. 202 de la Ley del Tránsito.

Pero más que consideraciones jurídicas lo que debería prevalecer es el sentido común, de modo que el vehículo motorizado deberá portar el chaleco y su conductor usarlo cuando descienda de él en caso de emergencia.

Explore posts in the same categories: Derecho Público, Obligaciones, Responsabilidad Civil

Etiquetas: , , , , , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: