Sobre vetos y plazos constitucionales

Después de que el Tribunal Constitucional anunciara que varios preceptos del proyecto de ley de reforma laboral habían sido considerados inconstitucionales, se comenzó a cuestionar si el Poder Ejecutivo debería presentar un veto para subsanar la falta de dichos preceptos en el texto general de la ley e incluso para eliminar otros que se entendían habían sido parte de la negociación por los preceptos que ya no podrían conventirse en ley. El problema se ha suscitado porque el Tribunal Constitucional sólo emitió un escueto comunicado sobre el resultado de la votación de los ministros pero postergó la entrega de la sentencia, con todos sus fundamentos, para el día 9 de mayo de 2016, mientras que, según lo dispuesto por el art. 73 de la Constitución, el plazo para formular un veto es de treinta días desde que se ha remitido al Presidente el proyecto aprobado por el Congreso Nacional, plazo que se cumplió el día de ayer 7 de mayo.

Después de varias discusiones y dudas sobre si enviar el veto sin conocer el texto completo de la sentencia o ingresar un nuevo proyecto de ley “corta” para ajustar la reforma, el Gobierno presentó el veto pocas horas antes de que se venciera el plazo, dejando abierta la puerta para más adelante enviar un proyecto de ley.

El profesor Alejandro Vergara Blanco había propuesto que se entienda que el plazo es de días hábiles por ser más congruente con los principios del Derecho Público, lo que podría deducirse del art. 25 la ley Nº 19.880, de 2003, sobre Bases de los Procedimientos Administrativos, la que además añade que los sábados también son inhábiles (carta a El Mercurio de 7 de mayo de 2016: ver texto).

La propuesta es ingeniosa pero parece contradecir el mismo texto constitucional que cuando quiso que un plazo fuera de días hábiles lo dijo expresamente, como lo prueba el art. 75 inciso tercero, según el cual el plazo para proceder a la publicación de la ley es de cinco días “hábiles”. De esta manera, ha de considerarse que los plazos establecidos en la Constitución que no tengan esa calificación expresa, son de días corridos y no se suspenden en días feriados.

Entendemos que la solución del problema no reside en extender el plazo, sino en determinar el dies a quo, esto es, el momento desde el cual se cuenta.

Veamos, en primer lugar, la situacion ordinaria: si un proyecto de ley no ha sido objeto de requerimiento ante el Tribunal Constitucional se aplicará lo que disponen los arts. 72 y 73 de la Constitución, esto es: el Presidente puede ejercer el derecho a veto en los treinta días siguientes desde que el proyecto aprobado por ambas Cámaras le haya sido remitido por la Cámara de origen.

Cuando el proyecto de ley, completada su tramitación, es objeto de un requerimiento constitucional, lo que es posible hasta antes de que entre a la oficina de partes de la Contraloría el decreto promulgatorio (art. 62 de la Ley Orgánica Constitucional del Tribunal Constitucional, ley Nº 17.977, texto refundido por D.F.L. Nº 5, de 2010), la Constitución establece que “El requerimiento no suspenderá la tramitación del proyecto; pero la parte impugnada de éste no podrá ser promulgada hasta la expiración del plazo referido” (art. 93 inc. 5º Const.). La norma se refiere al plazo que tiene el Tribunal para dictar sentencia, pero parece manifiesto que si el mismo Tribunal se excede en ese término, la prohibición de promulgación se mantendrá hasta que se notifique la sentencia que se pronuncia sobre el requerimiento.

La norma se refiere a la promulgación y no dice nada del plazo para vetar. Se hace necesario, entonces, acudir a los criterios de interpretación contenidos en los arts. 19 y siguientes del Código Civil y en especial a lo dispuesto en el inciso 2º del art. 19, según el cual “se puede, para interpretar una expresión obscura de la ley, recurrir a su intención o espíritu, claramente manifestados en ella misma, o en la historia fidedigna de su establecimiento”.

Sin necesidad de recurrir a la historia de la norma constitucional, podemos establecer la interpretación que corresponde determinando la intención o espíritu que se manifiesta en la Ley Fundamental misma. Es evidente que si la Constitución ha concedido un plazo de treinta días al Presidente para vetar parcial o totalmente un proyecto de ley lo ha hecho con la finalidad de que tenga un tiempo razonable para estudiar su contenido y decidir su aprobación o rechazo. Esta intención o espíritu se vería frustrado si se sostuviera que, en el supuesto de requerimiento constitucional, el Poder Ejecutivo debe decidir si veta un proyecto de ley cuyo contenido ignora, máxime si el Tribunal Constitucional ha anunciado que se excluirán algunas normas juzgadas contrarias a la Constitución, pero sin que se haya dictado la sentencia con los fundamentos de esa decisión. Parece indubitado que el mero comunicado de la votación de los ministros del Tribunal sobre las peticiones de inconstitucionalidad no puede considerarse una sentencia para ningún efecto jurídico.

Por ello podemos concluir que el plazo para vetar el proyecto de ley consignado en el art. 73 de la Constitución, en caso de requerimiento constitucional posterior a la aprobación por el Congreso, no debe contarse desde que se comunicó al Presidente su aprobación legislativa, sino desde el día en que el Tribunal Constitucional remita al Presidente el texto de la sentencia recaída en dicho asunto, conforme a lo que dispone el art. 70 de la Ley Orgánica Constitucional de dicho Tribunal.

Resulta lamentable que por una interpretación excesivamente apegada a lo literal, la Presidenta Bachelet haya presentado un veto a un proyecto de ley cuyo texto definitivo no ha podido conocer, como tampoco las razones que llevaron a una mayoría de ministros del Tribunal Constitucional a declarar inconstitucionales algunos de sus preceptos.

Explore posts in the same categories: Derecho Civil, Derecho Público

Etiquetas: , , , , , , , , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: