Sename y adopción “lesboparental”

El Movilh (Movimiento de Integración y Liberación Homosexual) hizo pública la noticia, y los medios rápidamente la replicaron sin mayor reflexión sobre su rigor jurídico. Los titulares fueron del tipo: “Pareja de lesbianas es declarada ‘idónea’ para adoptar por parte del Sename” (24 horas); “Sename declaró idónea para adoptar a una pareja lesbiana” (Cooperativa), “Tras 12 años de relación, pareja de lesbianas podrá adoptar por primera vez en Chile” (El dínamo), “Pareja de lesbianas podrá adoptar a una niña del Sename” (Chilevisión), “¡Inédito! Por primera vez en Chile pareja de lesbianas podría adoptar un menor” (Ahora Noticias).

Más de alguno podría haber pensado, leyendo estos titulares, que se habría reformado nuestra legislación sin que nadie lo hubiera percibido. Pero no es así. Nuestra actual ley de adopción, la ley Nº 19.620, de 1999, no contempla ni siquiera la adopción por parejas de hecho formadas por un hombre y una mujer (Ver texto de la ley). Si se hubiera admitido la de una pareja de personas del mismo sexo se trataría de un privilego de éstas que discriminaría a las uniones heterosexuales. Ningún país en el mundo que sepamos incurre en tal despropósito.

Veamos: la ley de adopción contempla dos grandes modalidades de adopción: la adopción conjunta y la adopción individual. La adopción conjunta, esto es, por padre y madre a la vez, es concedida únicamente a los matrimonios, ya sea residentes en Chile o residentes en el extranjero. Esta es la opción preferente de nuestra legislación ya que, guiada por la idea de que la adopción debe constituirse en interés del menor adoptado y no en atención a los intereses de los adoptantes de satisfacer sus anhelos de paternidad, ha estimado que el niño debe tener derecho a una familia constituida por padre y madre unidos con el vínculo jurídico más estable: el matrimonial. Sólo por excepción, y para el caso de que no existan matrimonios que puedan acoger a un niño declarado susceptible de adopción, la ley permite que se constituya una adopción individual, es decir, respecto de una sola persona, en la medida en que ésta no esté casada, es decir, que tenga el estado civil de soltera, divorciada o viuda, y siempre que tenga residencia permanente en el país (art. 21 inc. 1º ley Nº 19.620).

De allí que entonces sea ilegal que el Sename autorice o avale una pretendida adopción conjunta por parte de una pareja no casada constituida por personas del mismo o diferente sexo. Los titulares de los medios sobre el caso que comentamos son, por tanto, falaces y parecen prestarse para una operación mediática que busca introducir en la opinión pública una imagen distorsionada de nuestro sistema legal adoptivo. Si uno busca en el contenido de las notas, observará que todas tienen “letra chica”. Entre el relato de la historia de las dos mujeres que buscan adoptar un menor, para la cual ya han elegido un sexo e incluso un nombre, se desliza sin mayor énfasis que, en realidad, sólo una de ellas podrá devenir en madre legal de la niña adoptada. Es decir, estamos frente a una adopción individual de una persona soltera, en este caso, una mujer.

Aún así, persiste una irregularidad en el procedimiento, porque según las informaciones de prensa, el Sename habría consentido en aplicar a ambas mujeres, el programa de idoneidad previsto para los adoptantes, abriéndoles incluso una carpeta en la que ambas aparecían como solicitantes de la adopción. De allí que se haya dicho que el Sename habría concedido la idoneidad para adoptar no a una persona soltera, si no a una pareja lésbica. Si así fuera estaríamos ante una vulneración clara y directa de la ley puesto que, como hemos visto, sólo las personas casadas pueden adoptar en conjunto a un niño.

Debe precisarse que en la historia del establecimiento de la ley Nº 19.620 hay antecedentes que de manera clara demuestran que el legislador sólo quiso admitir la adopción individual para personas que, no estando casadas, tampoco mantenían una relación de convivencia con otra, con independencia del sexo de los integrantes de la unión de hecho. En su redacción original el art. 21 de la ley hablaba de que, a falta de matrimonios, podrían optar a la adopción “personas” solteras, divorciadas o viudas. En Comisión Mixta se advirtió que esta redacción en plural podría prestarse para que la norma se interpretara como si permitiera la adopción conjunta por dos personas no casadas. Para evitar esto, dejándose constancia en acta, se modificó la redacción del precepto para hablar en singular: “podrá optar como adoptante una persona soltera, divorciada o viuda…” (art. 21 inc. 1º ley Nº 19.620, énfasis añadido). Fuera de ello, el mismo texto de la norma es explícito sobre la inviabilidad legal de una adopción conjunta por parejas no matrimoniales, ya que incluso establece un criterio para discernir sobre a qué persona individual debe concederse la adopción cuando haya más de un solicitante: “Si hubiere varios interesados solteros o viudos que reúnan similares condiciones, el tribunal preferirá a quien sea pariente consanguíneo del menor, y en su defecto, a quien tenga su cuidado personal” (art. 21 inc. 3º ley Nº 19.629).

La evaluación de idoneidad en caso de adopción individual sólo puede hacerse respecto del interesado en adoptar y en ningún caso sobre su pareja o conviviente. Lo dice expresamente la ley, al señalar que es respecto del interesado persona soltera, divorciada o viuda respecto de quien debe realizarse la misma evaluación que la prescrita para los matrimonios, de modo que “este interesado deberá, además, haber participado en alguno de los programas de adopción…” (art. 21 inc. 2º ley Nº 19.620).

Si el Sename hubiera admitido y otorgado la declaración de idoneidad para la adopción a dos personas que no están casadas entre sí habría incurrido en una flagrante ilegalidad, de modo que esa actuación administrativa, a la luz del principio de juridicidad establecido en el art. 7 de la Constitución, deberá considerarse nula de pleno derecho y sin ningún efecto.

Explore posts in the same categories: Derecho Civil, Derecho de Familia, Derecho Público

Etiquetas: , , , , , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

2 comentarios en “Sename y adopción “lesboparental””

  1. Florencia Ruiz-Esquide Says:

    Muy interesante y aclaratorio


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: