Posted tagged ‘San Josemaría’

La Junji y el poder del Opus Dei

3 enero, 2011

No piense el lector que pretendo hacer méritos para columnista del The Clinic o Le Monde Diplomatique. Sólo quiero aprovechar la salida de Ximena Ossandón de la Junji para destacar cómo en el Opus Dei, esa “disciplinada” organización de la Iglesia, se vive lo que su fundador y todos sus sucesores no han dejado de reiterar: la libertad en todas las materias en la que los católicos tienen autonomía para decidir de distintas maneras, como las de política contingente.

La prensa ha dicho que la renunciada es miembro del Opus Dei. También lo es Carlos Larraín, el presidente de Renovación Nacional. Hasta aquí podría armarse una historia al estilo Código da Vinci,  conjeturando que el Opus pretendía apoderarse de la Junji y que por ello Larraín apoyó a Ossandón, incluso cuando incurrió en la negligencia de no presentarse al concurso de la Alta Dirección Pública. La verdad es que seguramente don Carlos estaba más preocupado de la influencia de su partido que en la del Opus Dei. En cualquier caso lo que hecha por tierra toda especulación en esta dirección, es que otro miembro del Opus Dei, el Ministro de Educación, Joaquín Lavín, jefe directo de la vicepresidenta, forzó su salida: primero comunicándole que el gobierno no declararía desierto el concurso y segundo, ante su “twittericidio”, anunciando su inmediata renuncia.

¿Será pasado el supernumerario Joaquín Lavín al Tribunal de Disciplina del Opus por proceder contra los intereses de la “poderosa organización”? ¿Habrá que esperar una declaración de solidaridad a doña Ximena por parte de los dirigentes del Opus Dei? Ni lo uno ni lo otro. Las actuaciones de estos miembros del Opus Dei en materia política son de su exclusiva responsabilidad y no comprometen ni a la institución ni a los demás integrantes. La pertenencia a esta corporación eclesial no tiene incidencia alguna en este tipo de asuntos, como no la tendría el que todos fueran socios del Hogar de Cristo o amigos del Teatro Municipal.

Josemaría Escrivá, el fundador de la Obra, dejó escrito que “en el Opus Dei el pluralismo es querido y amado, no sencillamente tolerado”. Decía que al observar entre sus miembros “tantas ideas diversas, tantas actitudes distintas —con respecto a las cuestiones políticas, económicas, sociales o artísticas, etc.—, ese espectáculo me da alegría, porque es señal de que todo funciona cara a Dios como es debido…”.  En lo temporal –agregaba– los miembros de la Obra son libérrimos: “caben en el Opus Dei personas de todas las tendencias políticas, culturales, sociales y económicas que la conciencia cristiana puede admitir”.

Permítaseme una manifestación más de la libertad de pensamiento y de acción que se vive en el Opus Dei. Personalmente, me parece que doña Ximena incluso se equivocó en su temprano gesto de instalar una imagen de la Virgen en el frontis de la Junji. La fe, y así lo enseñó San Josemaría, se vive sin espectáculo, con naturalidad. Esa instalación tenía más de medida política de provocación, que de auténtico testimonio cristiano. No juzgo intenciones; si su intención fue otra, eso mismo ya da cuenta de una escasa competencia política. Sus desaciertos posteriores no hicieron más que ratificar esta carencia.

¡Ah!, y por si no quedara claro: el que escribe es también miembro del Opus Dei. ¿Querrá alguno acusarlo ante el Tribunal de Disciplina por contribuir a que el poder político de la “férrea” institución sea todavía menos que “reguleque”?

Anuncios